Radiografía de tórax

¿Qué es?

Una radiografía de tórax es una imagen del corazón, los pulmones y los huesos del tórax. Sin embargo, una radiografía de tórax no muestra las estructuras internas del corazón.

¿Por qué se hace?

Una radiografía de tórax muestra la ubicación, el tamaño y la forma del corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos.

¿Cómo se realiza?

Un técnico coloca al paciente (se puede usar una bata de hospital sobre el tórax) junto a la placa de radiografía. Se pedirá a los niños mayores que aguanten la respiración y que permanezcan muy quietos durante dos o tres segundos; en el caso de bebés, pueden requerirse medidas de contención. Se encenderá una máquina de radiografía durante una fracción de segundo. Durante este tiempo, un pequeño haz de radiografía atraviesa el pecho y crea una imagen en una placa fotográfica especial. A veces, se toman dos imágenes: una frontal y otra lateral. La placa de radiografía tarda unos 10 minutos en revelarse. En ocasiones, el cardiólogo necesita algo más que las radiografías del tórax frontales y laterales.

¿Duele?

No, no duele. No se siente la radiación cuando se toman las imágenes.

¿Es dañino?

La cantidad de radiación que se utiliza en una radiografía de tórax es muy pequeña: una quinta parte de la dosis que una persona recibe cada año de fuentes naturales, como el sol y el suelo. Esta pequeña cantidad de radiación no se considera peligrosa. Sin embargo, las mujeres embarazadas deben evitar incluso este nivel tan bajo de radiación cuando sea posible.

Obtenga más información sobre otras pruebas y procedimientos de diagnóstico.