Riesgos de problemas en las válvulas cardíacas

man with father and son at park

¿Quién está en riesgo de padecer una valvulopatía?

Aunque la población de personas afectadas por una valvulopatía es considerablemente menor que la cantidad de personas con las enfermedades más comunes, como la hipertensión arterial y la enfermedad coronaria, la valvulopatía se ha convertido en un problema cada vez mayor en los últimos años debido al aumento de la esperanza de vida.

La valvulopatía y la edad

La valvulopatía es más común entre las personas de edad avanzada. En la actualidad, gracias a la mejora de la calidad de la atención médica y al aumento de la atención a la prevención, las personas viven más tiempo. Como resultado, la valvulopatía se ha convertido en un problema más común. A medida que envejecemos, nuestras válvulas cardíacas se recubren de depósitos de calcio que hacen que las valvas de las válvulas engrosen y se vuelvan más rígidas.

La valvulopatía y las enfermedades relacionadas

Las personas que han padecido fiebre reumática (PDF) (el vínculo se abre en una ventana nueva) o endocarditis infecciosa presentan un mayor riesgo de sufrir problemas en las válvulas cardíacas. Los problemas cardíacos como un ataque al corazón, una insuficiencia cardíaca, una arritmia o afecciones previas de las válvulas cardíacas de nacimiento (que se denominan anomalías cardíacas congénitas) también pueden aumentar la probabilidad de desarrollar problemas en las válvulas. Además, los sobrevivientes de un cáncer infantil que recibieron radioterapia mediastínica (radiación en el tórax) por su cáncer presentan una mayor probabilidad de sufrir una valvulopatía en el futuro.

La valvulopatía y los riesgos para la salud

Muchas personas viven una vida larga y saludable y nunca se dan cuenta de que tienen un problema valvular leve. Sin embargo, la valvulopatía puede aumentar gravemente el riesgo de muerte súbita de una persona o provocar un rápido desarrollo de problemas en el corazón y alrededor de este que pueden ser mortales si no se tratan.

Las personas a las que se les ha diagnosticado un soplo cardíaco, una anomalía como una válvula aórtica bicúspide, un prolapso de la válvula mitral o una forma leve de valvulopatía, se deben realizar revisiones regulares con un profesional de la salud y deben ser conscientes de los posibles síntomas si comienzan a presentarse o si se agravan.

Si es necesario realizar una intervención quirúrgica para reparar o sustituir una válvula, podrían ser necesarios antibióticos antes de los procedimientos dentales para ayudar a proteger contra la endocarditis. Debe hablar con su médico sobre su riesgo individual y las recomendaciones.

Las personas mayores también deben ser conscientes de los cambios que pueden producirse de forma muy gradual. No todos los descensos de energía o resistencia están relacionados con “los problemas normales de envejecer”. Si el corazón no bombea suficiente sangre rica en oxígeno al cuerpo, pueden aparecer síntomas. Los problemas como fatiga, respiración entrecortada, dolor torácico o malestar y aturdimiento pueden indicar problemas tratables relacionados con el corazón.

¿Ha notado que las actividades rutinarias, como caminar más rápido o subir escaleras, son cada vez más difíciles?
¿Ha dejado de realizar actividades agradables que solía realizar con relativa facilidad?

Asegúrese de tomar notas sobre cualquiera de estos cambios y describirlos a su profesional de la salud.