Problema: Insuficiencia de la válvula pulmonar

La regurgitación pulmonar (también denominada RP) es una válvula pulmonar con fugas. Esta válvula ayuda a controlar el flujo de sangre que circula del corazón a los pulmones. Una válvula pulmonar con fugas permite que la sangre retroceda a la cámara cardíaca antes de llegar a los pulmones en busca de oxígeno.

¿Qué causa la regurgitación pulmonar?

Las causas más comunes de una válvula pulmonar con fugas son la hipertensión pulmonar o un defecto cardíaco congénito (en concreto, un defecto denominado tetralogía de Fallot).

Las causas menos comunes son:

¿Cuáles son los síntomas de la regurgitación pulmonar?

Esta afección valvular en particular no suele presentar síntomas tempranos que el paciente pueda percibir. Los signos que se pueden detectar en un examen médico incluyen un determinado tipo de soplo que se escucha entre los latidos cardíacos.

Con el tiempo, ya sea debido al problema de la válvula o a la hipertensión pulmonar que puede haber causado el problema de la válvula, la cámara inferior derecha del corazón puede aumentar. En raras ocasiones, estas afecciones derivan en una insuficiencia cardíaca, lo que puede producir síntomas más perceptibles, como dolor torácico o molestias, fatiga, aturdimiento o desvanecimiento.

¿Cómo se trata la regurgitación pulmonar?

El tratamiento para la RP se suele centrar en la causa subyacente que ha producido el problema de la válvula (es decir, la hipertensión pulmonar). La necesidad de sustituir la válvula pulmonar es muy poco frecuente.

Jen nació con tetralogía de Fallot y, finalmente, se sometió a una cirugía de sustitución de la válvula pulmonar. Conozca la historia de Jen:

Historia de la válvula cardíaca de Jen

Regurgitación valvular: cuando una válvula cardíaca presenta fugas
Soplos cardíacos y problemas en las válvulas