Problema: Insuficiencia de la válvula tricúspide

¿Qué es la regurgitación de la válvula tricúspide?

La regurgitación tricúspide es el retroceso de la sangre a través de la válvula tricúspide cada vez que se contrae el ventrículo derecho.

¿Qué ocurre durante la regurgitación tricúspide?

A medida que el ventrículo derecho se contrae para bombear la sangre hacia los pulmones, parte de la sangre retrocede hacia la aurícula derecha, lo que aumenta la cantidad de sangre en la aurícula. Como resultado, la aurícula derecha puede aumentar, lo que cambia la presión en las cámaras y los vasos sanguíneos cercanos.

¿Qué causa la regurgitación tricúspide?

La regurgitación tricúspide a menudo se produce a partir de una cámara cardíaca inferior aumentada (el ventrículo).

Otras enfermedades también pueden afectar a la regurgitación tricúspide, con mayor frecuencia la endocarditis infecciosa (infección valvular) y, con menor frecuencia, el síndrome de Marfan, la artritis reumatoide, la fiebre reumática (PDF) (el vínculo se abre en una nueva ventana), las lesiones, los tumores carcinoides y la degeneración mixomatosa.

Un riesgo importante para la regurgitación tricúspide es el uso de la sustancia dietética denominada “Fen-Phen” (fentermina y fenfluramina) o dexfenfluramina.

¿Cuáles son los síntomas de la regurgitación de la válvula tricúspide?

Puede que la regurgitación tricúspide no presente síntomas o que los síntomas sean vagos, como debilidad y fatiga, que se desarrollan porque el corazón no bombea suficiente sangre para permitir que el cuerpo reciba el oxígeno necesario.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Pulsaciones activas en las venas del cuello
  • Hígado aumentado
  • Fatiga o debilidad
  • Hinchazón abdominal
  • Hinchazón en piernas, tobillos o pies

Las opciones de tratamiento pueden incluir:

Es posible que no sea necesario realizar un tratamiento si los síntomas no son molestos. Cualquier trastorno subyacente, como el enfisema o la estenosis pulmonar, se debe tratar siempre que sea posible y los síntomas, como la hinchazón, se pueden tratar con diuréticos.

La reparación quirúrgica o sustitución de la válvula suele curar la afección, pero aquellas personas con una regurgitación tricúspide grave sin tratar se pueden enfrentar a un pronóstico desfavorable, ya sea por la propia valvulopatía o por las complicaciones derivadas de la afección subyacente causante del problema de la válvula.


Recursos para la valvulopatía

Obtenga más información sobre las válvulas cardíacas y cómo afrontar una valvulopatía cardíaca.

Regurgitación valvular: cuando una válvula cardíaca presenta fugas
El Dr. Robert Bonow habla sobre las valvulopatías cardíacas