Las válvulas cardíacas y la endocarditis infecciosa

¿Qué es la endocarditis infecciosa?

Ilustración de endocarditis

La endocarditis infecciosa (EI), también llamada endocarditis bacteriana (EB), es una infección causada por bacterias que entran al torrente sanguíneo y se asientan en el revestimiento del corazón, en una válvula cardíaca o en un vaso sanguíneo. La EI es poco frecuente, pero las personas con determinados defectos cardíacos tienen un mayor riesgo de desarrollarla.

La endocarditis infecciosa se refiere específicamente a la infección en el revestimiento del corazón, pero la EI también afecta a las válvulas y, a menudo, afecta a los músculos del corazón.

Vea una ilustración de la endocarditis.

Hay dos tipos de EI:

  1. EI aguda: se desarrolla de manera repentina y puede poner en peligro la vida en días
  2. EI subaguda o crónica (o endocarditis bacteriana subaguda): se desarrolla lentamente durante un período de semanas a varios meses.

¿Cómo se contrae la endocarditis infecciosa?

La infección puede deberse a bacterias introducidas en el flujo sanguíneo, por lo general, durante una actividad normal, como el cepillado dental, que provoca lesiones leves en el revestimiento de la boca o las encías. Estas bacterias pueden depositarse en las válvulas cardíacas y causar la infección del endocardio. Un estudio reveló que las personas con una salud dental deficiente o que sangraban durante el cepillado dental presentaban un mayor riesgo de desarrollar bacterias en la sangre (bacteriemia).

¿Por qué la endocarditis supone una amenaza para las válvulas cardíacas?

Las válvulas cardíacas no reciben suministro directo de sangre. Por lo tanto, la respuesta del sistema inmunitario del cuerpo, como los leucocitos que combaten las infecciones, no puede llegar directamente a las válvulas a través del torrente sanguíneo. Si las bacterias comienzan a crecer en las válvulas (esto ocurre con mayor frecuencia en personas con válvulas cardíacas ya enfermas), es difícil combatir la infección, ya sea a través del propio sistema inmunitario del cuerpo o mediante medicamentos que utilizan el sistema sanguíneo para distribuirse.

¿Quién está en riesgo de padecer endocarditis infecciosa?

Entre los factores de riesgo de niños y adultos jóvenes se incluyen anomalías cardíacas congénitas, como válvulas malformadas o un orificio en el tabique, que permite que la sangre se filtre de una parte del corazón a la otra.

Entre los factores de riesgo de los adultos se encuentran las intervenciones quirúrgicas o trasplantes anteriores de válvulas, los depósitos de calcio en la válvula mitral o en la válvula aórtica, anomalías cardíacas congénitas o antecedentes de endocarditis.

Endocarditis infecciosa y consumo de drogas ilegales

Si la causa de la EI es una inyección de sustancias ilegales o el consumo prolongado de drogas por vía intravenosa, la válvula tricúspide suele verse afectada. Las drogas callejeras, incluidos los narcóticos, también pueden afectar a la válvula mitral o aórtica.

¿Cuáles son los síntomas de la endocarditis infecciosa?

Los síntomas de la EI aguda suelen comenzar con fiebre (38,8 °C-40 °C [102 °F-104 °F]), escalofríos, frecuencia cardíaca rápida, fatiga, sudoración nocturna, dolor en las articulaciones y los músculos, tos persistente o hinchazón en los pies, las piernas o el abdomen.

Los síntomas de la EI crónica pueden ser fatiga, fiebre leve (37,2 °C-38,3 °C [99 °F-101 °F]), frecuencia cardíaca moderadamente rápida, pérdida de peso, sudoración y recuento bajo de glóbulos rojos (anemia), los que pueden presentarse durante varios meses.

El tratamiento suele consistir en un mínimo de dos semanas y un máximo de seis semanas de dosis elevadas de antibióticos por vía intravenosa.

Las medidas preventivas para aquellos que están en riesgo de EI normalmente implican la concienciación de los riesgos y la administración de antibióticos preventivos antes de determinados procedimientos quirúrgicos, dentales y médicos.

Vínculos relacionados:


I need to understand the signs and symptoms of heart valve problems.

Warning signals can include chest pain, shortness of breath and fatigue. Understanding your risk and knowing when something isn’t right can help you and your doctor manage valve issues.

I'm new to heart valve disease.

It's natural to feel a bit overwhelmed by your diagnosis. But hats off to you for taking charge! We can help you get started. And you and your doctor can chart a path for your success.

I need to learn more about valve disease treatment options.

Working with your healthcare team to understand your options is important. We'll help you figure out the basics.

My doctor recommends surgery to manage my valve disease.

If you’re discussing valve replacement with your doctor, we can help with resources before and after surgery.

I want to help my patients better understand heart valve disease.

When patients have the tools and resources they need to manage their condition, outcomes can be better.

hombre hablando con una mujer profesional de la medicina