Las válvulas cardíacas y la endocarditis infecciosa

¿Qué es la endocarditis infecciosa?

Ilustración de endocarditis

La endocarditis infecciosa (EI), también llamada endocarditis bacteriana (EB), es una infección causada por bacterias que entran al torrente sanguíneo y se asientan en el revestimiento del corazón, en una válvula cardíaca o en un vaso sanguíneo. La EI es poco frecuente, pero las personas con determinados defectos cardíacos tienen un mayor riesgo de desarrollarla.

La endocarditis infecciosa se refiere específicamente a la infección en el revestimiento del corazón, pero la EI también afecta a las válvulas y, a menudo, afecta a los músculos del corazón.

Vea una ilustración de la endocarditis.

Hay dos tipos de EI:

  1. EI aguda: se desarrolla de manera repentina y puede poner en peligro la vida en días
  2. EI subaguda o crónica (o endocarditis bacteriana subaguda): se desarrolla lentamente durante un período de semanas a varios meses.

¿Cómo se contrae la endocarditis infecciosa?

La infección puede deberse a bacterias introducidas en el flujo sanguíneo, por lo general, durante una actividad normal, como el cepillado dental, que provoca lesiones leves en el revestimiento de la boca o las encías. Estas bacterias pueden depositarse en las válvulas cardíacas y causar la infección del endocardio. Un estudio reveló que las personas con una salud dental deficiente o que sangraban durante el cepillado dental presentaban un mayor riesgo de desarrollar bacterias en la sangre (bacteriemia).

¿Por qué la endocarditis supone una amenaza para las válvulas cardíacas?

Las válvulas cardíacas no reciben suministro directo de sangre. Por lo tanto, la respuesta del sistema inmunitario del cuerpo, como los leucocitos que combaten las infecciones, no puede llegar directamente a las válvulas a través del torrente sanguíneo. Si las bacterias comienzan a crecer en las válvulas (esto ocurre con mayor frecuencia en personas con válvulas cardíacas ya enfermas), es difícil combatir la infección, ya sea a través del propio sistema inmunitario del cuerpo o mediante medicamentos que utilizan el sistema sanguíneo para distribuirse.

¿Quién está en riesgo de padecer endocarditis infecciosa?

Entre los factores de riesgo de niños y adultos jóvenes se incluyen anomalías cardíacas congénitas, como válvulas malformadas o un orificio en el tabique, que permite que la sangre se filtre de una parte del corazón a la otra.

Entre los factores de riesgo de los adultos se encuentran las intervenciones quirúrgicas o trasplantes anteriores de válvulas, los depósitos de calcio en la válvula mitral o en la válvula aórtica, anomalías cardíacas congénitas o antecedentes de endocarditis.

Endocarditis infecciosa y consumo de drogas ilegales

Si la causa de la EI es una inyección de sustancias ilegales o el consumo prolongado de drogas por vía intravenosa, la válvula tricúspide suele verse afectada. Las drogas callejeras, incluidos los narcóticos, también pueden afectar a la válvula mitral o aórtica.

¿Cuáles son los síntomas de la endocarditis infecciosa?

Los síntomas de la EI aguda suelen comenzar con fiebre (38,8 °C-40 °C [102 °F-104 °F]), escalofríos, frecuencia cardíaca rápida, fatiga, sudoración nocturna, dolor en las articulaciones y los músculos, tos persistente o hinchazón en los pies, las piernas o el abdomen.

Los síntomas de la EI crónica pueden ser fatiga, fiebre leve (37,2 °C-38,3 °C [99 °F-101 °F]), frecuencia cardíaca moderadamente rápida, pérdida de peso, sudoración y recuento bajo de glóbulos rojos (anemia), los que pueden presentarse durante varios meses.

El tratamiento suele consistir en un mínimo de dos semanas y un máximo de seis semanas de dosis elevadas de antibióticos por vía intravenosa.

Las medidas preventivas para aquellos que están en riesgo de EI normalmente implican la concienciación de los riesgos y la administración de antibióticos preventivos antes de determinados procedimientos quirúrgicos, dentales y médicos.

Vínculos relacionados:


Necesito comprender los signos y síntomas de los problemas de las válvulas cardíacas.

Las señales de alarma pueden incluir dolor torácico, respiración entrecortada y fatiga. Comprender su riesgo y saber cuándo algo no está bien puede ayudarlos a usted y a su médico tratar los problemas de las válvulas.

Me acaban de diagnosticar valvulopatía

Es natural sentirse un poco abrumado por el diagnóstico. Pero lo felicitamos por hacerse cargo. Podemos ayudarlo a empezar. Y usted y su médico pueden trazar un camino hacia su éxito.

Necesito obtener más información sobre las opciones de tratamiento de la valvulopatía.

Es importante que trabaje con su equipo de cuidado de la salud para comprender sus opciones. Lo ayudaremos a descubrir la información básica.

Mi médico recomienda una intervención quirúrgica para el tratamiento de la valvulopatía.

Si está analizando una sustitución de las válvulas con su médico, podemos ayudarlo con los recursos antes y después de la intervención quirúrgica.

Quiero ayudar a mis pacientes a comprender mejor la valvulopatía.

Cuando los pacientes disponen de las herramientas y los recursos que necesitan para controlar su estado físico, los resultados pueden ser mejores.

hombre hablando con una mujer profesional de la medicina