Tipos de válvulas cardíacas de sustitución

Opciones de tratamiento para la sustitución de las válvulas cardíacas

Si necesita someterse a la sustitución de una válvula cardíaca, existen varias opciones que debe tener en cuenta al abordar la cuestión con su médico. El tipo de válvula y la técnica quirúrgica influyen tanto en su recuperación a corto plazo como en su calidad de vida a largo plazo.

Durabilidad y desempeño de la válvula de sustitución

La válvula de sustitución ideal ofrece un excelente funcionamiento de la válvula y funciona en coordinación con todo el sistema circulatorio para proteger cada una de las partes de posibles daños. Su médico puede referirse a esta situación como “excelente desempeño hemodinámico”.

Riesgos de la válvula de sustitución y requisitos de medicación

cirugía valvular

La válvula de sustitución ideal también ofrece durabilidad a largo plazo sin aumentar significativamente el riesgo de coágulos peligrosos.

* Los medicamentos anticoagulantes pueden reducir los riesgos de un accidente cerebrovascular asociado a un coágulo o de una embolia (coágulo que se desplaza). Los riesgos de que se produzca un coágulo son más elevados en personas con válvulas mecánicas. Las personas que toman anticoagulantes deben controlarse atentamente, porque la sangre que está muy diluida puede aumentar el riesgo de sangrado.

Los pacientes y los profesionales médicos deben analizar las opciones de tratamiento e involucrarse en el proceso de toma de decisiones para elegir el tratamiento más adecuado.

Ver las ilustraciones de las válvulas mecánicas y tisulares.

Algunas opciones posibles son:

Válvula mecánica fabricada

Estas válvulas están fabricadas con materiales resistentes y duraderos. Son el tipo de válvula de sustitución más duradera. La mayoría durará toda la vida de un paciente. 

Los pacientes que reciben una válvula fabricada casi siempre necesitarán un medicamento anticoagulante por el resto de sus vidas. Los anticoagulantes evitan que se formen coágulos, lo que es fundamental, puesto que los coágulos pueden alojarse en las aletas o bisagras de la válvula y causar una disfunción. Los coágulos también pueden desprenderse y formar una embolia (coágulo que se desplaza), que puede moverse a través del torrente sanguíneo y alojarse en un vaso sanguíneo donde terminaría por ocasionar problemas como un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Implantación de válvula de donante

Las válvulas de donantes humanos se utilizan a menudo para alguien que padece una afección que perjudica la válvula, como la endocarditis infecciosa. Una válvula de donante podría durar de 10 a 20 años.

Válvula de tejido

Las válvulas de tejido se crean a partir válvulas de donantes animales o tejido animal que sea fuerte y flexible. Las válvulas de tejido pueden durar de 10 a 20 años y, por lo general, no requieren el uso de medicamentos a largo plazo. En el caso de una persona joven a la que se le haya realizado una sustitución de válvula tisular, es muy probable que tenga que volver a pasar por otra cirugía u otra sustitución de válvula posterior a lo largo de su vida.

Para cada cirugía en la que se vaya a sustituir la válvula, se deben considerar detenidamente la durabilidad de esta y las opciones de medicación, así como los riesgos. Si necesita un procedimiento valvular, se recomienda acudir a centros especialistas en válvulas cardíacas. Los centros se encuentran en todo el país y deben cumplir con estándares muy altos de cuidado.

Existen opciones a la hora de elegir una válvula cardíaca. El sobreviviente Robert Epps explica los factores que influyeron en su elección de una válvula cardíaca:

Cómo comprender las opciones de tratamiento para las válvulas cardíacas desde el punto de vista de un paciente

Recursos para la valvulopatía

Obtenga más información sobre las válvulas cardíacas y cómo afrontar una valvulopatía cardíaca.