Medicamentos para los síntomas de las válvulas cardíacas

¿Cómo ayudan los medicamentos a las personas con problemas valvulares?

A las personas diagnosticadas con valvulopatía cardíaca se les puede recetar un medicamento para ayudar a aliviar los síntomas y disminuir el riesgo de problemas posteriores.

¿Puedo tomar medicamentos en lugar de someterme a tratamiento para la válvula?

Aunque los medicamentos pueden ser de gran utilidad, no hay ninguno que impida que una válvula tenga fugas. Del mismo modo, no hay ningún medicamento que abra una válvula que está demasiado comprimida.

Aun así, algunas veces se determina que el medicamento es la mejor opción de tratamiento. Esta decisión puede ser la más apropiada para alguien cuya afección valvular sea muy leve o para una persona que no sea apta para una intervención quirúrgica.

¿Cuándo se debe valorar la cirugía frente a los medicamentos para la sustitución o reparación de la válvula?

Los medicamentos no siempre pueden proteger el corazón y la válvula enferma puede terminar dañándolo. Puede ser necesario adoptar otras medidas. Su equipo médico puede ayudarla a comprender y evaluar las opciones de reparación de la válvula cardíaca o la cirugía de sustitución valvular. Existen procedimientos muy eficaces para tratar las afecciones de las válvulas cardíacas. Algunas personas notan que los medicamentos ya no son necesarios unas semanas después de la cirugía.

A continuación, se presentan algunos de los tipos de medicamentos que se pueden recetar a los pacientes que se han sometido a procedimientos de las válvulas cardíacas.

Clase de medicamento Propósito para un paciente con una enfermedad valvular
Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina Vasodilatador: lo que significa que abre más los vasos sanguíneos y puede ayudar a reducir la hipertensión y la insuficiencia cardíaca lenta.
Medicamentos antiarrítmicos Ayudan a restablecer un ritmo normal de bombeo del corazón
Antibióticos Pueden contribuir a prevenir la aparición de infecciones
Anticoagulantes (*diluyentes sanguíneos) Reducen el riesgo de que se formen coágulos debido a la mala circulación de la sangre alrededor de las válvulas cardíacas defectuosas. Los coágulos son peligrosos porque pueden provocar un derrame cerebral.
Betabloqueantes Pueden reducir la carga de trabajo del corazón al favorecer que este lata más despacio. A algunos pacientes les parecen útiles para reducir las palpitaciones.
Diuréticos (“píldoras de agua”) Reducen la cantidad de líquido en los tejidos y en el torrente sanguíneo, lo que favorece la disminución de la carga de trabajo del corazón.
Vasodilatadores Pueden reducir el esfuerzo del corazón al abrir y relajar los vasos sanguíneos; la menor presión puede estimular el flujo hacia el resto del cuerpo, evitando que retroceda a través de una válvula con fugas.

Recursos adicionales:


(*Algunos medicamentos se denominan habitualmente anticoagulantes porque pueden ayudar a reducir la formación de coágulos de sangre. Existen tres tipos principales de anticoagulantes que los pacientes suelen tomar: anticoagulantes como warfarina o heparina, antiagregantes plaquetarios como la aspirina y fibrinolíticos como el activador tisular del plasminógeno (tPA). Cada tipo de medicamento tiene una función específica para impedir la formación de coágulos de sangre o de obstrucción de vasos sanguíneos, ataque al corazón o derrame cerebral).