Directivas anticipadas: Cómo tomar decisiones cruciales con respecto al cuidado de la salud antes de una emergencia

stethoscope and judge's gavel

Nadie quiere pensar en lo que puede suceder en caso de sufrir un ataque al corazón, un derrame cerebral u otra enfermedad o lesión graves. Algunas de las preguntas inquietantes que le pueden pasar por la cabeza son: ¿Cómo sabrán mis médicos mis preferencias de tratamiento si, por algún motivo, no puedo comunicarme?

Hay pasos importantes que puede dar con antelación para documentar sus deseos en lo que respecta a su cuidado de la salud. Una opción muy común es crear una directiva anticipada.

Qué pueden hacer las directivas anticipadas

Las directivas anticipadas, también conocidas como testamentos vitales, pueden abordar una serie de cuestiones, entre las que se incluyen si el paciente desea recibir respiración artificial, diálisis, alimentación por tubo o hidratación artificial, o donar un órgano en caso de muerte. El documento también puede incluir una orden de no reanimación, que indica a los médicos que no realicen la RCP si el paciente deja de respirar o si el corazón se detiene.

“Una directiva anticipada proporciona una declaración clara de los deseos del paciente con respecto al cuidado de la salud”, afirmó William Roach Jr., Esq., voluntario de la American Heart Association y coautor de Medical Records and the Law (Las historias clínicas y la ley), ahora en su cuarta edición. “Esto ayuda a evitar disputas que pueden surgir entre los miembros de la familia sobre cómo tratar a un familiar incapacitado y da instrucciones a los profesionales de la salud sobre el nivel de atención médica que deben proporcionarle al paciente”.

Una directiva anticipada también puede incluir un poder de representación médica perdurable para el cuidado de la salud o un apoderado para decisiones médicas, de forma que el paciente pueda nombrar a otra persona para que tome decisiones de la salud en su nombre en caso de no poder hacerlo él mismo.

Sin embargo, la persona (a menudo denominada defensor o apoderado) mencionada en este documento no puede tomar la decisión de dar por finalizados los cuidados de soporte vital a menos que se especifique en el poder de representación médica perdurable.

Quién puede preparar una directiva anticipada

Las directivas anticipadas están disponibles para cualquier adulto, independientemente de su estado de salud. Sin embargo, no es obligatorio prepararlas y se pueden revocar en cualquier momento a petición del paciente.

Antes de prestar asistencia, la ley exige a los hospitales que pregunten a los pacientes si tienen una directiva anticipada y que proporcionen orientación y los documentos necesarios si el paciente decide presentar una.

Si un paciente no puede tomar decisiones para el cuidado de la salud y no tiene una directiva anticipada, los profesionales de la salud consultarán con el cónyuge del paciente, los hijos adultos, los padres, los hermanos u otros familiares adultos, entre otros, según lo requiera la legislación estatal.

Cómo preparar una directiva anticipada

Para crear una directiva anticipada, póngase en contacto con su médico o con un hospital local. También puede ponerse en contacto con un abogado, aunque no es obligatorio.

Muchas organizaciones, como la National Hosfoice and Palliative Care Organization (Organización Nacional de Cuidados Paliativos)(el vínculo se abre en una ventana nueva), proporcionan instrucciones y formularios de directivas anticipadas específicas de cada estado. Las leyes relativas a las directivas anticipadas varían de un estado a otro.

Para obtener más información sobre las leyes de su estado, visite el sitio web del U.S. Living Will Registry (Registro de Testamentos Vitales de los EE. UU.).

Los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.) disponen de más información sobre directivas anticipadas(el vínculo se abre en una ventana nueva).