¿En qué consiste una enfermedad cardiovascular?

Hombre hablando con un médico

La enfermedad cardiovascular puede hacer referencia a una serie afecciones:

Cardiopatía

La enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos (también llamada cardiopatía) incluye diversos problemas, muchos de los cuales están relacionados con un proceso llamado aterosclerosis.

La ateroesclerosis es una afección que se desarrolla cuando una sustancia llamada placa se acumula en las paredes de las arterias. Esta acumulación estrecha las arterias, lo que hace que la sangre fluya con más dificultad. Si se forma un coágulo, este puede bloquear el flujo sanguíneo. Esto puede provocar un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Ataque al corazón

Un ataque al corazón se produce cuando el flujo sanguíneo que se dirige a una parte del corazón se bloquea a causa de un coágulo. Si este coágulo obstruye el flujo sanguíneo por completo, la parte del músculo cardíaco a la que abastece dicha arteria comienza a morir.

La mayoría de las personas sobreviven a su primer ataque al corazón y vuelven a su vida normal para disfrutar de muchos años más de actividad productiva. Pero sufrir un ataque al corazón quiere decir que necesita realizar algunos cambios.

Los medicamentos y los cambios en el estilo de vida recomendados por su médico pueden variar en función de la gravedad del daño que haya sufrido el corazón y del grado de la cardiopatía que haya provocado el ataque al corazón.

Obtenga más información sobre los ataques al corazón.

Derrame cerebral

Un derrame cerebral isquémico (el tipo más frecuente de ACV) se produce cuando un vaso sanguíneo que alimenta al cerebro se bloquea, normalmente a causa de un coágulo.

Cuando el aporte sanguíneo a una parte del cerebro se ve interrumpido, algunas células cerebrales comienzan a morir. Esto puede provocar la pérdida de las funciones controladas por dicha parte del cerebro como, por ejemplo, caminar o hablar.

Un derrame cerebral hemorrágico ocurre cuando se rompe un vaso sanguíneo dentro del cerebro. La causa más frecuente es la hipertensión (presión arterial alta) no controlada.

Si mueren muchas células cerebrales debido a la privación de oxígeno, algunos de los efectos del ACV son permanentes. Estas células nunca se reemplazan.

La buena noticia es que, a veces, no mueren células cerebrales durante el derrame cerebral, y el daño resultante es solo temporal. Con el tiempo, las células dañadas se van reparando, y la función previamente deteriorada mejora. En otros casos, las células cerebrales no dañadas cercanas pueden hacerse cargo de controlar las áreas del cerebro que sufrieron daños.

De cualquier manera, la fuerza puede regresar, el habla se puede recuperar y la memoria puede mejorar. Este proceso de recuperación es lo más importante para la rehabilitación después de un ACV.

Obtenga más información sobre los derrames cerebrales

Insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca, a veces denominada insuficiencia cardíaca congestiva, significa que el corazón no bombea la sangre tan bien como debería. Un error conceptual común es pensar que la insuficiencia cardíaca significa que el corazón deja de latir. Lo que sucede en realidad es que el corazón sigue funcionando, pero el cuerpo no recibe la cantidad necesaria de sangre y oxígeno a pesar de ello.

La insuficiencia cardíaca puede empeorar si no se trata. Si un ser querido padece insuficiencia cardíaca, es muy importante que siga las indicaciones del médico.

Obtenga más información sobre la insuficiencia cardíaca.

Arritmia

El término arritmia hace referencia a un ritmo cardíaco anormal. Existen varios tipos de arritmias. El corazón puede latir demasiado lento, demasiado rápido o de forma irregular.

La bradicardia, o frecuencia cardíaca lenta, se produce cuando la frecuencia cardíaca es inferior a 60 latidos por minuto. La taquicardia, o frecuencia cardíaca rápida, se produce cuando la frecuencia cardíaca es superior a los 100 latidos por minuto.

Una arritmia puede afectar el funcionamiento adecuado del corazón. Con un latido cardíaco irregular, es posible que el corazón no pueda bombear sangre suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo.

Obtenga más información sobre la arritmia.

Problemas de las válvulas cardíacas

Cuando las válvulas cardíacas no se abren lo suficiente para permitir un flujo de sangre adecuado, se produce una afección llamada estenosis. Cuando las válvulas cardíacas no se cierran correctamente y, por tanto, permiten que se fugue sangre por ellas, se denomina regurgitación. Si las valvas de la válvula presentan protuberancias o prolapsos hacia el interior de la cámara superior, se trata de una afección llamada prolapso. Descubra más sobre el papel que desempeñan las válvulas del corazón en una circulación saludable.

Obtenga más información sobre la enfermedad de las válvulas cardíacas.

Tratamientos habituales

A continuación, se presentan algunos tratamientos habituales para diferentes tipos de enfermedades cardiovasculares:

Problemas de las válvulas cardíacas

Arritmia

Ataque al corazón

Derrame cerebral

Pruebas diagnósticas, procedimientos quirúrgicos y medicamentos

En el hospital y durante las primeras semanas en casa, el médico puede realizar varios procedimientos y pruebas. Estas pruebas ayudan al médico a determinar la causa del derrame cerebral o ataque al corazón y a cuantificar los daños producidos. Algunas pruebas controlan el avance para ver si el tratamiento está funcionando.

Obtenga más información sobre los procedimientos y las pruebas diagnósticas.

Obtenga más información sobre los procedimientos quirúrgicos que tal vez le hayan realizado en el hospital.

Medicamentos cardíacos

Los medicamentos prescritos después de un episodio cardíaco pueden ayudar en la recuperación y a prevenir otro derrame cerebral o ataque al corazón.

Si es cuidador, tome como una responsabilidad propia el ayudar a su ser querido a tomar sus medicamentos tal como se lo indicaron y a las horas previstas. Infórmese sobre los medicamentos que su ser querido debe tomar. Sepa qué hacen los medicamentos y cuál es su objetivo.

Es importante seguir atentamente las instrucciones del médico, así que haga preguntas y tome notas. Obtenga más información sobre los medicamentos cardíacos.