Inflamación y cardiopatías

Comprender los riesgos de la inflamación

Aunque no se ha demostrado que la inflamación provoque enfermedades cardiovasculares, la inflamación es habitual en los pacientes con cardiopatías y derrames cerebrales, y se cree que es una señal o una respuesta aterógena. Es importante saber qué es la inflamación y qué puede provocar en el corazón.

“Piense en cuando se clava una astilla en un dedo o tiene un absceso dental”, comentó Donna Arnett, Ph. D., catedrática y profesora de epidemiología de la School of Public Health (Escuela de Salud Pública) de la University of Alabama (Universidad de Alabama) en Birmingham y antigua presidenta de la American Heart Association. “Nuestro cuerpo lanza un ataque con leucocitos y sustancias químicas que provocan enrojecimiento e inflamación para matar a las bacterias o eliminar el cuerpo del intruso”.

Del mismo modo, en el caso del sistema cardiovascular, hay factores de riesgo como el tabaquismo, la hipertensión arterial y el colesterol LDL (malo) que pueden “lesionar” al corazón. A su vez, se puede desarrollar ateroesclerosis, una acumulación de depósitos de grasa en las paredes internas de las arterias. Esto estrecha las arterias y aumenta el riesgo de bloqueo.

La función de la inflamación en los ataques al corazón y los derrames cerebrales

“Aún sigue siendo un tema de investigación continuo la función que desempeña la inflamación en los ataques al corazón y los derrames cerebrales”, agregó Deepak Bhatt, M.D. “Parece que el evento que provoca muchos ataques al corazón y algunos tipos de derrames cerebrales es la acumulación de placa de grasa rica en colesterol en los vasos sanguíneos”.

Bhatt es jefe de cardiología del VA Boston Healthcare System, director del Integrated Interventional Cardiovascular Program de Brigham y del Women's Hospital & VA Boston Healthcare System, y profesor asociado de medicina en la Harvard Medical School (Escuela de Medicina de Harvard).

“El cuerpo percibe que esta placa es anormal y extraña, que no pertenece a un vaso sanguíneo sano”, explicó. “Como respuesta, el cuerpo intenta retirar la placa de la sangre circulante pegándola a la pared. Sin embargo, si se dan las circunstancias incorrectas, la placa puede romperse y el contenido que se había pegado a la pared puede entrar en contacto con la sangre y provocar la formación de coágulos”.

Bhatt agregó: “Esta combinación de placa y coágulos desencadena la mayoría de los ataques al corazón y algunos tipos de derrames cerebrales si el coágulo obstruye el flujo sanguíneo al corazón o al cerebro”.

Una arteria que llega al corazón y está bloqueada provoca un ataque al corazón. Una arteria bloqueada que se encuentre en el cerebro o que llegue a él provoca un derrame cerebral isquémico.

Se necesita más información; reducir el riesgo es fundamental

Los medicamentos para reducir los niveles de colesterol llamados estatinas parecen reducir la inflamación arterial, pero aún se está debatiendo sobre si provocan una reducción del colesterol u otra cosa, explica Bhatt.

Agregó que se están llevando a cabo ensayos clínicos para ver si otros medicamentos podrían reducir la inflamación de las arterias y el riesgo de ataques al corazón y derrames cerebrales. En los próximos años, debería haber disponible más información sobre la función de la inflamación.

Arnett afirmó que es fundamental controlar los factores de riesgo (tabaquismo, hipertensión arterial y colesterol LDL [malo]) que pueden provocar inflamación. Obtenga más información acerca de los factores y comportamientos clave para evitar los riesgos de sufrir cardiopatías y derrames cerebrales, lo que la American Heart Association denomina Life’s Simple 7®;(el vínculo se abre en una ventana nueva), y lo que puede hacer para llevar un estilo de vida más saludable.