Técnica de cocina: Salteado saludable

Técnica de cocina para saltear: salteados saludables

¿No es un chef? No se preocupe, la mayoría de nosotros tampoco lo somos.

Hacer una comida puede parecer una tarea bastante desalentadora, especialmente cuando no se dispone de tiempo. Pero cocinar en casa no tiene por qué ser difícil ni no ser un placer. Existen formas divertidas de preparar una comida que los dejará a usted, a su familia e incluso a sus invitados sorprendidos por la buena comida sana y sencilla que pueden saborear. Así que aparte de su vista el microondas esta noche y pruebe esta divertida técnica de cocina: el “arte” de los salteados.

Tradicionalmente, en el salteado se utilizan grasas y aceites para cocinar verduras, mariscos y carnes. Pero, en el salteado ligero, se utiliza una pequeña cantidad de líquido, como caldo, vino, jugo o incluso agua. Parece que en muchas recetas básicas se comienza con una cebolla salteada. Pero no todos los salteados son buenos para usted. Quién lo hubiera dicho

A continuación, se explica cómo saltear sus comidas de forma sana. Y sí, va a seguir teniendo un sabor increíble, se lo aseguramos.

  1. Caliente de una a dos cucharadas de caldo o agua en una sartén a fuego medio.
  2. Una vez que el líquido comience a hervir, añada las cebollas picadas o en rodajas y cocine, removiendo con frecuencia, durante unos cinco minutos.
  3. No se preocupe si las cebollas comienzan a pegarse en la sartén. Simplemente añada un poco más de líquido y siga removiendo. Esto liberará las cebollas que se hayan quedado pegadas en la sartén y, si lo cree o no, esos pequeños trozos pegajosos pueden añadir un delicioso sabor a su plato. Si parece que las cebollas se están empezando a quemar, solo reduzca el calor un poco.

¡Vamos! Ahora que ya ha empezado, no tiene que mirar atrás.

Existen muchos tipos de salteados: empecemos por las verduras y continuemos desde ahí. Si empieza con una selección de verduras, es una buena idea cortarlas en el mismo tamaño. Saltéelas hasta que queden brillantes y crujientes. Resístase a añadir más de un par de cucharadas de líquido a la vez; de lo contrario, acabará hirviendo los alimentos.

¿Desea aprender más?

Pruebe a saltear la carne. Para carnes como pechugas de pollo, chuletas y filetes, comience con una sartén antiadherente ligeramente rociada con aerosol de cocina. Cocine la carne a fuego medio durante aproximadamente un minuto por cada lado para dorarla. A continuación, añada unas cucharadas de líquido a la sartén (como hemos comentado anteriormente) y cocine hasta que la carne esté lista. La buena noticia es que la mayoría de las carnes sueltan un poco de líquido adicional mientras cocina, por lo que no tendrá que añadir nada más. Cuando el líquido empiece a hervir, verá que añade un rico aspecto brillante a la carne. Suena bien, ¿verdad?

¿Quiere ser más audaz?

Piense en combinaciones divertidas de sabores, como pollo a la naranja o carne al vino tinto.

Este es el ABC del salteado. ¿Cuáles son algunos de sus salteados favoritos? Comparta sus ideas con nosotros con el hashtag #AddColor a través de nuestras páginas de Facebook y Twitter.


Kroger Health

Patrocinado a nivel nacional por

Kroger Health

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best