Introducir más verduras en las comidas

Introducir más verduras en las comidas

Todos sabemos que necesitamos comer más verduras. A muchos de nosotros nos encantan y las comemos en cada comida. Pero luego hay otras personas que no soportan la idea de comer algo verde que se les parezca a un árbol. No nos referimos a los niños de cuatro años, esto vale también para los adultos.

Si usted es el principal cocinero de la familia y la salsa para pasta y las papas fritas son las únicas verduras que se consumen en su casa, tal vez quiera ser un poco más sigiloso. Se nos han ocurrido algunas formas muy interesantes de ayudarlo a agregar verduras a las comidas sin que nadie lo sepa. Podrá expresar su creatividad sin mucho trabajo. Ahorrar tiempo y comer sano: ¡suena a combinación ganadora! 

¡Mejor triturado!

Agarre un rallador cuadrado o el accesorio de rallado de su procesador de alimentos para rallar calabacines, remolachas, zanahorias o chirivías y añadirlas a todo tipo de recetas. Agregue una porción de verduras a sus magdalenas y panes rápidos integrales mezclando calabacines cortados en tiras en la masa antes de hornear. También puede saltear zanahorias en tiras, calabazas de verano o calabazas moscadas durante unos cinco minutos antes de añadirlas a la salsa para pastas y obtener así una comida rápida y llena de verduras. ¡Ni sus comensales más exigentes se darán cuenta!

¡Mejor blando!

Sustituya la mitad de la carne picada en recetas como hamburguesas, pasteles de carne y albóndigas con champiñones picados cocinados. Corte en trozos finos los champiñones que prefiera con un cuchillo o un procesador de alimentos; después, saltee en un poco de aceite de oliva hasta que se ablanden, unos tres minutos más o menos. Una vez que los champiñones estén fríos, mézclelos suavemente con el pollo, el pavo o la carne de vacuno magros picados. Cocine bien y siga preparando la receta. ¡Ya está! Otra comida repleta de verduras para la familia.

¡Mejor cremoso!

Las verduras de color naranja cocidas y en puré como la calabaza moscada, las batatas y las zanahorias se pueden mezclar, sin que nadie se dé cuenta, en platos con queso que a todos nos encantan, como los macarrones con queso, la lasaña o las enchiladas al horno. Acabará usando menos queso, lo que reduce una parte de la grasa saturada y el sodio. También puede agregar las verduras de sabor más dulce a una licuadora con un poco de caldo bajo en sodio y triturarlas en una sopa suave que a la mayoría de los niños (y adultos) les encanta.

¡Más suave!

¡Agarre la licuadora y póngala a trabajar! Cuando esté preparando su batido de frutas favorito, añada un plátano congelado y espinacas, zanahorias, calabaza o cualquier otra verdura (considere que son más fáciles de mezclar si están cocinadas). El plátano congelado produce un batido dulce, espeso y cremoso, y le añade un fuerte sabor a plátano que ayuda a ocultar el sabor de las verduras. ¿Quiere un batido con más colores? Pruebe a añadir remolacha, aguacate o batata para cambiar el tono. Se sorprenderá de lo brillante, y saludable, que será su desayuno.

¿Había logrado colar las verduras camufladas en su familia antes? Cuéntenoslo con el hashtag #AddColor a través de nuestras páginas de Facebook y Twitter.


Kroger

Patrocinado a nivel nacional por

Kroger

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best