Obesidad extrema y qué puede hacer

zapatillas, manzana y botella de agua

Un peso excesivo puede afectar el cuerpo, especialmente el corazón. La buena noticia es que existen pasos que pueden ayudarlo o ayudarla a estar más sano, y que bajar aunque sea un poco de peso corporal puede situarle en un buen camino.

¿Por qué bajar de peso?

Si tiene obesidad extrema, bajar de peso puede equivaler a “menos cardiopatías, menos diabetes y menos cáncer”, apunta Robert Eckel, M.D. y antiguo presidente de la American Heart Association. “Las mejoras metabólicas se comienzan a registrar cuando las personas con obesidad extrema pierden aproximadamente el 10% de su peso corporal”.

La pérdida de peso puede reducir el riesgo de padecer una cardiopatía o un derrame cerebral, así como los factores de riesgo como la hipertensión arterial, la glucosa plasmática y la apnea del sueño. También puede ayudar a reducir el colesterol total, los triglicéridos y a incrementar el colesterol “bueno” (HDL).

Comprensión de la obesidad extrema

Un IMC saludable oscila entre 17,5 y 25 kg/m². Si el índice de masa corporal es 40 o superior, se lo considera extremadamente obeso (u obeso mórbido). Eche un vistazo a la calculadora de IMC de la American Heart Association de adultos para determinar si su peso está dentro de un rango saludable. (Nota: El IMC en niños se determina utilizando un calendario de IMC diferente del CDC (el vínculo se abre en una ventana nueva)).

Una mujer es extremadamente obesa si mide 1,6 m (5 pies y 4 pulgadas) de altura y pesa 106 kg (235 libras), por lo que su IMC es de 40,3 kg/m². Para alcanzar un IMC saludable de 24,8, necesitaría bajar 40 kg (90 libras) para alcanzar un peso de 65 kg (145 libras).

Un hombre es extremadamente obeso si mide 1,8 m (6 pies y 2 pulgadas) de altura y pesa 142 kg (315 libras), lo que hace que su IMC sea de 40,4 kg/m². Para alcanzar un IMC saludable de 25, necesitaría bajar 54 kg (120 libras) para alcanzar un peso de 88 kg (195 libras).

Los médicos utilizan el IMC para definir la obesidad grave en lugar de un determinado número de kilos o un límite de peso establecido, ya que el IMC influye en el peso en relación con la altura.

Cómo estar más sano

Si tiene un grado de obesidad muy alto, tomar medidas para bajar de peso y mejorar su salud puede parecerle abrumador. Es posible que haya tenido problemas para bajar de peso o mantenerlo, que le hayan diagnosticado problemas médicos y que haya sufrido estigmas sociales por culpa de la obesidad.

“La clave para empezar es encontrar un médico compasivo con experiencia en el tratamiento de la obesidad extrema”, indica el Dr. Eckel, que también es profesor de medicina y ocupa la cátedra Charles A. Boettcher II de ateroesclerosis en el campus médico Anschutz de la Universidad de Colorado en Aurora, Colorado. “Establecer una relación con su médico es la mejor forma de pasar la primera fase y continuar la senda hacia una mejor salud”.

Si tiene una obesidad extrema, el Dr. Eckel recomienda que sea más activo, pero que no inicie un programa de entrenamiento intenso sin asesoramiento médico sin haber bajado aproximadamente el 10% de su peso corporal.

“Puede continuar con el nivel de actividad física que realizaba, pero consulte a su médico antes de aumentarlo”, afirmó el Dr. Eckel. “Algunas personas con obesidad extrema pueden tener problemas de salud como artritis o cardiopatía que podrían limitar o incluso agravarse con el ejercicio físico”.

Opciones de tratamiento

Hable con su médico sobre los beneficios para la salud y los riesgos de las opciones de tratamiento para la obesidad extrema:

  1. Cambie su dieta. Puede que se le remita a un dietista para que lo ayude o la ayude con un plan para bajar medio o un kilo por semana. Para bajar de peso, debe reducir el número de calorías que consume. Comience realizando un seguimiento de todo lo que come.

    “Se tiene que convertir en un buen contable”, señala el Dr. Eckel. “Reduzca las calorías a 500 al día para bajar aproximadamente medio kilo a la semana o bien reduzca 1000 calorías al día para bajar un kilo a la semana”.

  2. Considere la posibilidad de añadir actividad física después de alcanzar un objetivo mínimo de bajar un 10% de su peso corporal.

  3. Medicación. Algunas personas se pueden beneficiar de la medicación para facilitar la pérdida de peso en caso de obesidad extrema. Tenga en cuenta que la medicación puede ser cara y tener efectos secundarios.

  4. Cirugía. Si cambiar su dieta, realizar más actividad física y tomar medicamentos no lo han ayudado o la han ayudado a bajar el peso suficiente, la cirugía bariátrica o “metabólica” puede ser una opción. La American Heart Association recomienda la cirugía a aquellas personas que estén lo suficientemente sanos para la operación y que no hayan logrado los objetivos previstos mediante cambios en el estilo de vida y la medicación. Entre los riesgos se incluyen infecciones y coágulos potencialmente peligrosos poco después de la operación e inquietudes asociadas a la cantidad correcta de vitaminas y minerales que obtiene el cuerpo a largo plazo.

Obtenga la asistencia social o médica que necesita

Aunque algunas personas pueden modificar su estilo de vida y bajar de peso por sí solas, muchas necesitan ayuda adicional. Un sistema de apoyo social puede ayudarlo o ayudarla a fomentar su progreso y a mantenerse en el buen camino. Decida cuál es la ayuda que mejor se adapte a sus necesidades, ya sea un grupo de apoyo de pérdida de peso o una terapia individual.

Algunas personas con obesidad extrema sufren depresión. Consulte a su médico sobre el mejor tratamiento, ya que algunos medicamentos antidepresivos pueden provocar un aumento de peso.


Kroger

Patrocinado a nivel nacional por

Kroger

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best