Trastornos de deleción 22q11.2 (síndrome de DiGeorge y síndrome velocardiofacial)

¿Qué es la deleción 22q11.2?

Cada cromosoma está compuesto por proteínas y ácido desoxirribonucleico (ADN). El ADN se transmite de padres a hijos y contiene las instrucciones específicas que hacen que cada ser vivo sea único. El ADN se organiza en 23 pares de cromosomas. Uno de esos pares (los cromosomas sexuales) puede estar compuesto por dos cromosomas X (XX), en cuyo caso el resultado es una niña, o de uno X y otro Y (XY), en cuyo caso el resultado es un varón. Los otros 22 pares de cromosomas están numerados del 1 al 22. La notación 22q11.2 identifica una ubicación cromosómica específica.

Se usa una prueba molecular denominada hibridación fluorescente in situ (que se abrevia como FISH, por sus siglas en inglés) para detectar las deleciones de 22q11.2 que son demasiado pequeñas para observarse bajo el microscopio. Mediante la prueba FISH para la detección de deleción 22q11.2, se descubrió que aproximadamente el 95% de los pacientes con síndrome de DiGeorge y síndrome velocardiofacial la tenían. Esta prueba FISH especial para deleciones 22q11.2 está disponible en muchos laboratorios clínicos que analizan cromosomas (los cuales se denominan laboratorios citogenéticos).  Esta prueba se realiza solo cuando los médicos le indican al laboratorio que sospechan un caso de deleción 22q11.2 en una persona o un feto. Es decir, la prueba FISH no se realiza de forma rutinaria en todas las amniocentesis (un procedimiento en el que se toma una muestra del líquido y las células que rodean a un feto en desarrollo) ni en todos los análisis de sangre de pacientes.

¿Es posible que mi hijo tenga deleción 22q11.2 incluso si la prueba FISH tiene resultado negativo?

Sí. Como se indicó en el apartado anterior, la mayoría de los pacientes con síndrome de DiGeorge o síndrome velocardiofacial (SVCF) obtienen un resultado positivo en la prueba FISH. Sin embargo, si los médicos que atienden a su hijo realizan el diagnóstico del síndrome de DiGeorge o SVCF en función de ciertas características típicas (aspecto facial, cardiopatía, etc.), el hecho de que las pruebas FISH tengan un resultado normal no cambia nada.

¿El diagnóstico de deleción 22q11.2 implica cambios en el cuidado del problema cardíaco de mi hijo?

Los bebés nacidos con deleción 22q11.2 suelen tener defectos cardíacos. La gravedad de estos defectos varía de leve a potencialmente mortal. Los pacientes con formas más graves de afectación del corazón requerirán cirugía en el recién nacido y durante el primer año de vida.  En general, las decisiones sobre cuándo operar y qué tipo de cirugía necesitan en estos pacientes tan jóvenes no se ven afectadas por el diagnóstico del síndrome de deleción 22q11.2.

Puede haber diversos grados de disfunción del sistema inmunitario. Si el sistema inmunitario es anormal, existe un riesgo algo mayor de padecer determinados tipos de infecciones u otras complicaciones después de la cirugía cardíaca.

Si mi hijo tiene el síndrome de deleción 22q11.2, ¿cuál es el riesgo para mis otros hijos o para otras personas de nuestra familia?

La mayoría de los niños con deleción 22q11.2 son la primera persona de su familia que tiene ese problema. Existe un pequeño riesgo de una nueva deleción 22q11.2 en cualquier embarazo.

Cuando una persona con deleción 22q11.2 tiene hijos, existe una probabilidad del 50% de que se transmita una copia del cromosoma 22 con esa deleción en cada embarazo. Naturalmente, esto también significa que existe la misma probabilidad de que su siguiente hijo no herede la deleción. Al igual que cuando se lanza una moneda al aire, se trata de una cuestión de azar, y los resultados de un embarazo no afectan necesariamente lo que sucederá en el siguiente. Por lo tanto, una persona con deleción 22q11.2 que tenga un primer hijo que no la haya heredado tiene el 50% de posibilidades de pasársela a su segundo hijo.

En algunos casos, la deleción 22q11.2 se detecta primero en un niño y, luego, en uno de sus padres. Cuando se determina que un bebé o niño tiene esta deleción, es común que los especialistas en genética revisen el historial de los padres y los examinen para decidir si uno de ellos también la tiene. Puesto que la gravedad del trastorno observado en individuos con deleción 22q11.2 puede variar (según se describe a continuación), es posible que uno de los padres tenga el trastorno sin que se lo hayan diagnosticado jamás porque su caso es leve. En caso de duda, el especialista en genética puede detectar la deleción con una muestra de sangre mediante la misma prueba FISH. Si un padre tiene deleción, los genetistas entonces dirigirán su atención a otros miembros de la familia que también podrían tenerla. Estos podrían incluir a otros hijos, así como a los hermanos y padres del progenitor afectado.

Si los médicos determinan que ninguno de los padres tiene el síndrome de deleción 22q11.2, el riesgo para los demás miembros de la familia, incluidos sus otros hijos (hermanos del niño con deleción 22q11.2), no es mayor que para cualquier otra persona del mundo (es decir, entre 1 de cada 2000-4000 nacimientos).

Si el hermano de un niño con deleción 22q11.2 no tiene el síndrome, no hay riesgo de que se lo transfiera a sus hijos. El síndrome de deleción 22q11.2 no salta generaciones.

Si un padre tiene el síndrome de deleción 22q11.2, ¿cómo será su hijo si hereda la deleción?

Los científicos están intentando averiguar por qué la enfermedad varía si la pérdida de la sección del cromosoma 22 es la misma, pero todavía no se sabe.

Si mi feto tiene una deleción 22q11.2, ¿cómo será?

La enfermedad se manifiesta de forma muy variable en los pacientes con deleción 22q11.2. Esto crea incertidumbre sobre el estado de un feto en desarrollo si la amniocentesis revela que existe una deleción 22q11.2. Mediante pruebas de ultrasonido, un obstetra especialmente instruido puede observar al feto en desarrollo y determinar ciertos aspectos de los trastornos del 22q11.2, como posibles anomalías renales. Del mismo modo, los cardiólogos pediátricos con capacitación especial pueden observar detenidamente el corazón de un feto en desarrollo para detectar defectos cardíacos graves. Algunos de los defectos cardíacos más leves con los que podrían nacer los bebés con deleción 22q11.2 no se detectan fácilmente mediante esta prueba. Afortunadamente, los defectos cardíacos más graves se pueden detectar en casi todos los fetos. La identificación de los defectos cardíacos permite a médicos y padres planificar correctamente el resto del embarazo y el cuidado del bebé después del nacimiento.

Los problemas de retraso del desarrollo/aprendizaje son una preocupación importante para los niños con deleción 22q11.2, aunque muchos niños con el síndrome tienen problemas de aprendizaje mínimos o leves. En la actualidad, no existen herramientas para predecir este aspecto de los trastornos de deleción 22q11.2 en fetos o recién nacidos.