Impacto de los DCC en los niños

mamá con bebéLa mayoría de los padres se preguntan cómo pueden criar a sus hijos para que estén sanos, sean felices y triunfen en la vida. Sin embargo, estas mismas preguntas tienen una relevancia especial cuando su hijo padece una cardiopatía congénita (DCC). Cada fase del desarrollo de su hijo puede plantear nuevas preguntas y retos.

El crecimiento de su bebé

Alimentar a su bebé es gratificante, y le proporciona una nutrición adecuada para su crecimiento físico y mental. Supone, además, una oportunidad para tocarlo, demostrarle su amor y comunicarse con él. Resulta muy gratificante y tranquilizador ver cómo su bebé gana peso progresivamente mientras crece sano y feliz. Sin embargo, un bebé que nace con un defecto cardíaco congénito puede no aumentar de peso tan rápidamente como otros bebés, a pesar de su arduo trabajo y persistencia, lo cual puede resultar frustrante.

Por regla general, los bebés sanos de entre cuatro y cinco meses pesan el doble que al nacer. Los lactantes y niños con cardiopatías congénitas e insuficiencia cardíaca congestiva o cianosis, una afección por la que la sangre bombeada al cuerpo lleva menos oxígeno de lo normal, tienden a ganar peso más lentamente. Un aumento de peso de entre 227 g y 453 g (entre 8 oz y 1 lb) al mes es aceptable en bebés con un defecto cardíaco.

Algunos factores relacionados con los defectos cardíacos congénitos que pueden interferir en el crecimiento del bebé son:

  • Latido cardíaco excesivamente rápido
  • Aumento de la frecuencia respiratoria
  • Falta de apetito
  • Mayores necesidades calóricas
  • Disminución de la ingesta de alimentos debido a la respiración rápida y la fatiga
  • Infecciones respiratorias frecuentes, como bronquitis o neumonía
  • Absorción deficiente de nutrientes a través del tubo digestivo
  • Reducción del oxígeno en sangre, lo que se denomina hipoxia

La causa más habitual de un crecimiento deficiente es la ingesta insuficiente de calorías o nutrientes por parte del bebé. Incluso si su bebé parece tomar suficiente leche materna o artificial, puede que su aumento de peso sea muy lento debido a unas mayores necesidades calóricas. No es necesario que pese a su bebé en casa. El pediatra o el cardiólogo pesarán a su bebé en cada consulta. Estos registros del peso indicarán si su bebé está creciendo adecuadamente.

Desarrollo y educación

La mayoría de los niños con cardiopatía congénita pueden asistir al colegio y participar con total normalidad. Sin embargo, algunos niños con DCC pueden sufrir retrasos en el desarrollo, dificultades de aprendizaje o presentar necesidades educativas especiales. La mayoría de los distritos escolares, con la ayuda de las enfermeras de la escuela, pueden evaluar a estos niños y realizar cambios para satisfacer sus necesidades. Su médico de atención primaria también puede realizar recomendaciones para practicar las pruebas adecuadas a su hijo. Sea proactiva, formule preguntas y colabore con el distrito escolar y los médicos de su hijo para encontrar las soluciones más adecuadas.

Apoyo económico

Aunque el diagnóstico y el tratamiento de los defectos cardíacos congénitos con cirugía son costosos, existe ayuda. Los costos médicos asociados a los cuidados cardíacos suelen ser extremadamente altos, por lo cual algunas familias, incluso si tienen seguro médico, necesitan ayuda para pagarlos. Afortunadamente, todos los estados cuentan con un organismo que ayuda a las familias que cumplen una serie de requisitos a cubrir sus gastos médicos. Su médico puede proporcionarle más información sobre el programa en su estado, y ayudarlo o ayudarla a tramitar la solicitud. La ayuda económica que puede obtener depende de los criterios de idoneidad aplicados en su estado, de su situación financiera y su póliza de seguro, así como del costo del cuidado cardíaco.

Analice su seguro de salud. La mayoría de las familias están cubiertas por un plan de grupo contratado por una empresa. En virtud de este plan, todos los miembros de la familia deben estar cubiertos, aunque tengan problemas de salud previos. Si está pensando en cambiar de trabajo, averigüe antes si su hijo cumple los requisitos asociados a la cobertura sanitaria de la nueva empresa o si puede mantener la cobertura de su póliza actual. No cancele su seguro de salud actual hasta que confirme que su hijo está cubierto por la nueva póliza.