Pruebas comunes de defectos cardíacos congénitos

Para asegurarse de recibir el tratamiento más adecuado, su cardiólogo le recomendará una serie de pruebas para medir la función de su corazón. Antes de someterse a cualquiera de las siguientes pruebas, el personal de cardiología le explicará lo que implica y mide la prueba. Una vez completada la prueba, su cardiólogo le explicará los resultados y si se necesita tratamiento en el futuro.

Entre las pruebas habituales de la función cardíaca, se incluyen las siguientes:

Electrocardiograma (ECG o EKG)

Un electrocardiograma (ECG) es una prueba que mide la actividad eléctrica del latido cardíaco. Un ECG ofrece dos tipos de información principalmente. En primer lugar, la medición de intervalos temporales en un ECG permite al médico determinar el tiempo que tarda la onda eléctrica en pasar por el corazón. Saber el tiempo que emplea la onda en recorrer la distancia entre una parte del corazón y la siguiente indica si la actividad eléctrica es normal, lenta, rápida o irregular. En segundo lugar, la medición de la cantidad de actividad eléctrica que pasa por el músculo cardíaco permite al cardiólogo saber si hay partes del corazón demasiado grandes o sobrecargadas.

Aunque el ECG tiene el prefijo “electro”, no se envía electricidad al cuerpo. En cambio, el ECG recibe pequeños impulsos eléctricos que produce el corazón que late y los registra en forma de zigzag en una tira de papel en movimiento.

La prueba la suele realizar un técnico que colocará parches en los brazos, las piernas y la parte frontal del tórax. Los parches se conectan a cables separados enchufados a la máquina de ECG. Una vez que se colocan los cables, la prueba se registra en segundos.

Obtenga más información detallada acerca de los ECG.

Radiografías de tórax

La radiografía de tórax ofrece al cardiólogo información sobre los pulmones y el tamaño y la forma del corazón. La cantidad de radiación de una radiografía de tórax es extremadamente pequeña y no genera ningún efecto secundario a largo plazo.

Obtenga información más detallada sobre las radiografías de tórax.

Ecocardiografía

Un ecocardiograma es una película de ultrasonido del interior del corazón. Puede detectar casi cualquier defecto cardíaco congénito o los problemas en la función del músculo cardíaco.

La prueba la suele realizar un técnico especializado, llamado ecografista, o un médico. Para realizar la prueba, hay que colocar unos cuantos parches en el pecho, como los que se usan para la ECG. El ecografista colocará un ecógrafo especial, llamado sonda, en la parte frontal del pecho, la parte superior del abdomen y la raíz del cuello para registrar imágenes del corazón. Realizará varios ajustes en la máquina de ultrasonido durante el estudio para obtener las imágenes más claras posibles. Por lo general, se tarda entre 40 y 60 minutos en realizar el ecocardiograma.

Cateterismo cardíaco y angiografía

Un cateterismo cardíaco es una intervención que ofrece al cardiólogo información directa sobre las presiones arteriales y los patrones de flujo sanguíneo del corazón. Un angiograma es una película de rayos X que se toma con contraste, un líquido especial visible a los rayos X que se inyecta en una cámara cardíaca o en un vaso sanguíneo principal.

El cardiólogo o el personal de enfermería le explicará por qué hay que realizar esta intervención y cómo contribuirá a su tratamiento. También le explicarán los posibles riesgos de la prueba, que afortunadamente son escasos. Después de que le hayan explicado la prueba y haya tenido la oportunidad de plantear dudas, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento para poder someterse al examen. Debido a que para realizar un cateterismo y una angiografía se requiere un equipo especial de rayos X que solo se encuentra en hospitales o grandes instalaciones médicas, deberá programar la prueba con antelación.

Los pacientes pueden ingresar en el hospital en el día del cateterismo o el día anterior. No podrá comer ni beber nada durante varias horas antes del cateterismo. Antes de la prueba, es posible que se le administre un somnífero por vía oral o con una inyección. A veces, se coloca una vía intravenosa en una de las venas. Durante el cateterismo, un equipo de enfermeras, médicos y técnicos lo atenderán. El cateterismo suele provocar una pequeña molestia.

Consiste en colocar pequeños tubos intravenosos en la vena y la arteria de una pierna, un brazo o el cuello. A través de los tubos intravenosos especiales, el cardiólogo puede pasar tubos más delgados (llamados catéteres) a la circulación. Los catéteres son pequeños tubos huecos de plástico del tamaño de un espagueti. El médico moverá el catéter despacio por la circulación sanguínea hasta llegar al corazón. Desde ahí, puede pasar el catéter a diferentes cámaras del corazón y a las venas y arterias conectadas al corazón. El cardiólogo puede obtener información muy importante acerca de su cardiopatía a partir de las muestras de sangre y la presión arterial medida con el catéter en diferentes lugares de la circulación sanguínea.

Los cardiólogos generalmente realizan angiogramas durante el cateterismo. Para ello, se inyecta un líquido especial, llamado tinte o medio de contraste, a través del catéter hasta un vaso sanguíneo o una cámara del corazón. Dado que el tinte es visible por rayos X, se puede grabar una película de rayos X de la circulación. Una angiografía requiere muchos más rayos X que los necesarios para realizar una radiografía sencilla de tórax. Por este motivo, la prueba se realiza solo cuando es absolutamente necesario para el tratamiento. Puede estar tranquilo; se han realizado muchos estudios que no muestran efectos a largo plazo en personas que se sometieron a cateterismo y angiografía.

En ocasiones, los médicos pueden tratar un defecto cardíaco durante el cateterismo. Esto se denomina cateterismo intervencionista o terapéutico (PDF). Entre los tratamientos, se incluye la apertura de un orificio en la pared entre las cámaras superiores, la apertura de una válvula o un vaso bloqueados, el tapado del vaso innecesario o el cierre de los orificios innecesarios en el corazón. El cardiólogo analizará con usted estos tratamientos antes del cateterismo.

Después del cateterismo y la angiografía, el equipo médico retirará los pequeños tubos del catéter y la vía intravenosa de la pierna o el brazo, y colocará un vendaje de presión en el área. Después de realizar la prueba, lo trasladarán a la sala de recuperación y lo observarán durante varias horas antes de darle de alta para que regrese a casa o de ingresarlo en el hospital para realizar más pruebas o continuar con la observación. Después del cateterismo, el cardiólogo le explicará los resultados.

Imágenes por resonancia magnética (RM)

La resonancia magnética es otra forma de tomar imágenes claras del corazón y medir la función cardíaca. En la resonancia magnética, se utilizan ondas magnéticas indoloras para evaluar el corazón y los vasos sanguíneos conectados al corazón y los pulmones. Lo habitual es que el equipo médico tenga que colocarle una pequeña vía intravenosa en la mano.

La prueba suele durar entre 30 y 60 minutos, y debe estar muy quieto. Durante la prueba, se acostará en una camilla dentro del imán. La mayor parte del cuerpo estará dentro de un pequeño túnel en el centro del imán. Puede resultar molesto incluso para los adultos, pero muchos centros tienen auriculares especiales y máscaras de video que pueden ayudarlo a mantener la calma durante la prueba. Si es necesario, el cardiólogo le dará medicamentos para minimizar la ansiedad durante el examen.

En ocasiones, esta prueba se realiza en lugar de la angiografía y el cateterismo o como complemento de estas dos. El cardiólogo decidirá si necesita una de las dos pruebas o ambas.

Obtenga más información sobre la resonancia magnética (RM).

CT (tomografía computarizada) del corazón

En la tomografía computarizada (TAC), se utilizan varias imágenes de rayos X para tomar una radiografía del corazón y los pulmones sin colocar catéteres en la circulación sanguínea. Al igual que en la RM, en esta prueba se suelen tomar imágenes más claras que en un angiograma. Para realizarla, solo hay que poner una vía en la mano, y el procedimiento es más rápido que una RM. A diferencia de las imágenes de RM, en la TAC se emplea aproximadamente la misma cantidad de rayos X que en una angiografía.

Ecocardiograma transesofágico (ETE)

Un ecocardiograma transesofágico es un tipo especial de película de ultrasonido del corazón que produce imágenes mucho más claras que un ecocardiograma estándar, que se realiza en el tórax. Para completar el estudio, el médico coloca en el esófago un tubo largo especial con una pequeña sonda de ultrasonido en el extremo, llamada sonda de ETE, mientras usted está sedado.

El cardiólogo puede recomendar realizar un ETE si el ecocardiograma estándar no resulta lo suficientemente claro para confirmar el diagnóstico o, si se va a someter a una cirugía cardíaca, para que el cirujano y el equipo de anestesia tengan más información a la hora de proponer un tratamiento después de la operación. El ETE también ayuda al equipo quirúrgico a determinar si el procedimiento ha sido exitoso o si se requiere una reparación adicional antes de salir del quirófano.

El riesgo de un ETE es mínimo.

Obtenga más información sobre el ecocardiograma transesofágico (ETE).

Comprobación del ritmo cardíaco especial

Monitor Holter

El monitor Holter es una manera de registrar cada latido del corazón durante 24 horas. El cardiólogo le recomendará el monitor Holter para asegurarse de que no está teniendo ningún ritmo cardíaco peligroso que pueda requerir más tratamiento.

Un monitor Holter es un pequeño registrador que se adhiere al cuerpo mediante parches, similares a los que se usan para realizar un electrocardiograma (ECG). No duele, pero a veces los parches pueden irritar la piel durante el tiempo de grabación. Deberá llevar un registro de los episodios durante las 24 horas que lleve puesto el monitor. Este registro permitirá que los médicos sepan cuándo está activo, durmiendo o teniendo cualquier síntoma que pueda generarse debido a un problema de ritmo cardíaco.

Cuando haya completado la grabación, deberá devolver el registrador al centro cardíaco para su revisión. Un técnico procesará la información del registrador para que el cardiólogo la revise.

Como el monitor Holter se usa por lo general durante solo 24 horas, resulta particularmente útil si sus síntomas se presentan al menos una vez al día. Si los síntomas ocurren con menos frecuencia, el médico le recomendará un monitor de episodios.

Descargue un registro de monitor Holter imprimible (PDF).

Obtenga más información sobre los monitores Holter.

Monitor de episodios

El monitoreo de episodios es una manera de registrar el ritmo cardíaco cuando los síntomas se presentan menos de una vez al día. El monitor de episodios es un registrador incluso más pequeño que un monitor Holter. Deberá llevarlo la mayor parte de cada día; generalmente, durante 30 días. El monitor siempre está grabando, pero no almacena datos. Cuando tenga un síntoma, deberá presionar un botón en el registrador, a fin de guardar el ritmo justo en ese momento y, a veces, durante un breve periodo antes de pulsar el botón. Cuando realice una grabación, deberá enviarla por teléfono a la consulta del médico. En los nuevos tipos de monitores, se utilizan ritmos de transmisión inalámbricos y no requieren activación manual.

Registrador de episodios implantables

Un registrador de episodios implantable, también conocido como registrador en bucle implantable, es un dispositivo que puede registrar el ritmo cardíaco durante un máximo de 14 meses. Este dispositivo se coloca debajo de la piel con una pequeña intervención. Es la mejor manera de registrar problemas rítmicos muy graves que pueden estar ocurriendo muy pocas veces. El registrador graba determinados ritmos cardíacos de forma automática y si usted o su hijo coloca un activador especial sobre el dispositivo. El cardiólogo utilizará un instrumento especial para mostrar e imprimir los ritmos cardíacos que guardó el registrador.

Obtenga más información sobre los registradores de episodios cardíacos.

Transmisión de marcapasos transtelefónico/desfibriladores cardioversores implantables (CDI)

Los pacientes que tienen marcapasos y desfibriladores cardioversores implantables (CDI) envían rutinariamente una tira de ritmo o una grabación por teléfono para verificar la función del marcapasos/CDI. Una nueva tecnología permite que los pacientes con CDI y marcapasos envíen toda la información de sus dispositivos, como ajustes y grabaciones de arritmias, a sus médicos por fax o Internet.

Obtenga más información sobre los dispositivos para arritmias.

Prueba de esfuerzo

La prueba de esfuerzo mide su ritmo cardíaco y resistencia mientras hace ejercicio. Se puede realizar en una cinta de correr con velocidades y pendientes estándar o en una bicicleta estática con una resistencia en constante aumento mientras está conectado a los cables de la máquina de ECG, que registrará continuamente su ritmo cardíaco. En algunos centros, es posible que también tenga que respirar en un tubo para poder medir la cantidad de oxígeno que utiliza. Esta prueba ofrece información acerca de cómo funciona el corazón.

La prueba de esfuerzo proporciona información sobre el efecto del ejercicio en la presión arterial, la frecuencia cardíaca, el músculo cardíaco y el ritmo cardíaco. Si presenta síntomas mientras hace ejercicio, esta prueba permite recrearlos para comprobar si se generan debido al corazón.

Se tarda unos 10-15 minutos en preparar la prueba, 10-15 en realizarla y otros 10-15 minutos de observación posteriormente. Si va a realizar la prueba, debe llevar ropa deportiva y zapatillas adecuadas para correr.

Obtenga más información sobre las pruebas de esfuerzo.

Estudio electrofisiológico

Un estudio electrofisiológico (EEF) es un cateterismo cardíaco especializado que examina la función eléctrica o rítmica del corazón en lugar de su flujo sanguíneo. La función del ritmo cardíaco es controlar el comienzo de cada latido cardíaco y la frecuencia cardíaca.

Es posible que el médico necesite un EEF para corregir un problema de ritmo rápido anormal o para evaluar la posibilidad de desarrollar ritmos anormales (arritmias) que pueden requerir tratamiento con medicamentos o cirugía.

Obtenga más información sobre los estudios electrofisiológicos (EEF).

Pruebas adicionales

Algunos pacientes tienen problemas importantes con el ritmo cardíaco y requieren más pruebas. Además de la información descrita anteriormente, puede encontrar información adicional en nuestro sitio web de arritmias.