Impacto de los defectos cardíacos congénitos

Dos niñas con corazones rojos grandes

Un defecto cardíaco congénito (DCC) es un problema estructural en el corazón presente en el nacimiento. Estos defectos ocurren cuando se produce un problema durante el desarrollo del corazón poco después de la concepción, con frecuencia antes de que la madre sea consciente de que está embarazada.

Estos casos pueden tener un efecto perjudicial en el sistema circulatorio de la persona. Sin embargo, tener un defecto cardíaco congénito puede aumentar el riesgo de desarrollar ciertas situaciones clínicas.

Comprensión de cómo se desarrollan los defectos

Para comprender los defectos cardíacos congénitos, es útil recordar cómo debe funcionar el corazón.

Un corazón normal tiene válvulas, arterias y cámaras que hacen circular la sangre siguiendo un patrón de repetición: del cuerpo al corazón, del corazón a los pulmones, de los pulmones al corazón y, a continuación, del corazón hacia el cuerpo. Cuando todas las cámaras y válvulas cardíacas funcionan correctamente, la sangre se bombea del corazón a los pulmones para que reciba oxígeno y, luego, vuelve al corazón para que este la envíe a todo el cuerpo a fin de distribuir el oxígeno. Cuando existe alguna malformación en las válvulas, las cámaras, las arterias o las venas, este patrón de circulación puede verse afectado.

Los defectos cardíacos congénitos varían en función de la gravedad, desde problemas simples, como “orificios” entre las cámaras del corazón, hasta malformaciones muy graves, como la ausencia total de una o varias cámaras o válvulas.

Enfermedades relacionadas

Un defecto cardíaco congénito puede aumentar el riesgo de desarrollar determinadas enfermedades, entre las que se incluyen:

Defectos cardíacos congénitos: Preguntas frecuentes

¿Son todos los problemas cardíacos de los niños congénitos?

No todos, pero la mayoría sí lo son. Hay tres categorías generales de posibles problemas cardíacos infantiles: defectos estructurales, daños adquiridos y trastornos del ritmo cardíaco. Estos defectos se suelen diagnosticar en las primeras etapas de la vida, pero no siempre.

Los niños también pueden nacer o desarrollar problemas de frecuencia cardíaca, como latidos lentos, rápidos o irregulares, conocidos como “arritmias”.

Son raros los casos en los que los problemas cardíacos infantiles no están presentes en el nacimiento. En su lugar, el daño cardíaco se puede producir durante la infancia por una infección. Este tipo de cardiopatía se denomina “adquirida”. Algunos ejemplos de estos problemas adquiridos son la enfermedad de Kawasaki y la fiebre reumática (PDF)(el vínculo se abre en una ventana nueva).

¿Quién presenta riesgo de tener un hijo con un defecto cardíaco congénito?

Cualquiera puede tener un hijo con un defecto cardíaco congénito. De cada 1000 nacimientos, al menos ocho bebés tendrán algún tipo de trastorno cardíaco congénito, la mayoría de ellos leves. Si usted u otros miembros de la familia ya han tenido un bebé con un defecto cardíaco, el riesgo de tener un bebé con un defecto de corazón puede ser mayor.

¿Por qué se producen los defectos cardíacos congénitos?

La mayoría de las veces, no se conoce la causa. Aunque el motivo por el que se producen los defectos se supone que es genético, solo se han descubierto unos pocos genes vinculados a los defectos cardíacos.

Son raros los casos en los el consumo de ciertos fármacos y la aparición de algunas infecciones durante el embarazo pueden causar defectos.

¿Cómo puedo saber si mi bebé o mi hijo tiene un defecto cardíaco congénito?

Las enfermedades cardíacas graves generalmente se ponen de manifiesto durante los primeros meses después del nacimiento. Algunos bebés presentan una coloración azulada en la piel o tienen la presión arterial muy baja poco después del nacimiento. Otros defectos causan dificultades respiratorias, problemas de alimentación o poco aumento de peso.

Los defectos de menor gravedad se diagnostican con mayor frecuencia durante un examen médico rutinario y pocas veces generan síntomas. Aunque, la mayoría de las veces, la presencia de soplos cardíacos  en niños es normal, es posible que, en algunas ocasiones, se deba a defectos cardíacos.

¿Hasta qué punto pueden funcionar con normalidad las personas con defectos cardíacos congénitos?

Prácticamente todos los niños con defectos simples llegan a la edad adulta. Aunque la capacidad para practicar ejercicio puede verse limitada, la mayoría de las personas llevan una vida normal o casi normal.

Cuando los problemas son más complejos, las limitaciones son comunes. Algunos niños con defectos cardíacos congénitos sufren retrasos del desarrollo u otras dificultades de aprendizaje.

¿Cuál es el impacto social y económico de los defectos cardíacos congénitos?

Un tratamiento satisfactorio exige una atención altamente especializada. El tratamiento de los defectos cardíacos congénitos graves requiere recursos económicos importantes, incluidos los costos relacionados con la hospitalización.

Los niños que presentan retraso en el desarrollo también necesitan recursos escolares y comunitarios para desarrollar toda su capacidad.

¿Cuál es el impacto de la cardiopatía congénita en las familias?

Un defecto cardíaco congénito grave puede ejercer una enorme presión emocional y económica sobre las familias jóvenes en un momento vulnerable.

La educación del paciente y sus familiares es una parte importante del éxito del proceso de aceptación y tratamiento de la enfermedad. Póngase en contacto con nuestra Red de apoyo, donde podrá compartir sus preocupaciones y recibir información de una comunidad de cuidados.