Consejos para alimentar a su bebé con DCC

La alimentación de su bebé es gratificante, y proporciona una nutrición adecuada para su crecimiento físico y mental. Supone, además, una oportunidad para tocarlo, demostrarle su amor y comunicarse con él. Resulta muy gratificante y tranquilizador ver cómo su bebé gana peso progresivamente mientras crece sano y feliz. Sin embargo, un bebé que nace con un defecto cardíaco congénito (DCC) puede no aumentar de peso tan rápidamente como otros bebés, a pesar de su arduo trabajo y persistencia; a veces, esto puede resultar frustrante.

Más información sobre cómo alimentar a su bebé

El crecimiento de su bebé

Por lo general, los bebés sanos de entre cuatro y cinco meses pesan el doble que al nacer. Los lactantes y niños con cardiopatías congénitas e insuficiencia cardíaca congestiva o cianosis (coloración azulada de la piel) tienden a ganar peso más lentamente. Un aumento de peso de entre 227 g y 453 g (entre 8 oz y 1 lb) al mes es aceptable en bebés con un defecto cardíaco.

El crecimiento de un bebé también puede verse influenciado por afecciones genéticas o hereditarias. Algunas afecciones, tales como la trisomía 21 (síndrome de Down), presentan diferentes curvas de crecimiento. La causa más habitual de un crecimiento deficiente es la ingesta insuficiente de calorías o nutrientes por parte del bebé. Incluso si su bebé parece beber suficiente leche de fórmula o materna, puede que su aumento de peso sea muy lento debido a unas mayores necesidades calóricas. No es necesario que pese a su bebé en casa. El pediatra o el cardiólogo pesarán a su bebé en cada consulta. Estos registros del peso indicarán si su bebé está creciendo adecuadamente.

Cómo alimentar a su bebé

Tanto dar el pecho como el biberón resulta adecuado en bebés con problemas cardíacos, pero es importante que sea flexible con respecto al método y al horario de alimentación. Es posible que algunos bebés con cardiopatías también requieran suplementos alimenticios además de la leche de fórmula o materna, o que necesiten alimentarse a través de una sonda colocada en la nariz.

En general, los bebés con cardiopatías congénitas responden mejor cuando se los alimenta con más frecuencia y a demanda. Tienden a cansarse rápidamente durante las tomas, por lo que las tomas frecuentes suelen funcionar bien. Inicialmente, es posible que necesite alimentar a su bebé cada dos horas, y que deba despertar al bebé varias veces durante la noche para que coma hasta que sea capaz de tolerar un mayor volumen de leche. Algunos bebés responden mejor con una combinación de pecho y biberón.

Alimentar a su bebé con leche materna

Si a su bebé le diagnostican una cardiopatía congénita antes o inmediatamente después del nacimiento, es probable que no tenga la oportunidad de amamantarlo tras el parto. Necesitará comenzar a extraerse leche durante las primeras 12 a 24 horas después del nacimiento para mantener el suministro de leche. Debe usar un extractor de leche hospitalario cada 2-3 horas durante la primera semana. Una vez que el suministro de leche esté bien establecido, puede reducir la extracción a 4-5 veces al día. También puede considerar la opción de alquilar un extractor eléctrico de uso doméstico. Si su bebé necesita cirugía una vez establecida la lactancia materna, puede extraerse leche para mantener el suministro durante los momentos en que su bebé no pueda mamar.

El "esfuerzo" que realizan para alimentarse los bebés que son amamantados es menor que el que realizan los que se alimentan con biberón. Los bebés coordinan con más facilidad la succión, la deglución y la respiración cuando son amamantados que con la alimentación con biberón. Además, la cantidad de oxígeno disponible para los bebés es mayor. En general, los bebés con cardiopatías congénitas que son amamantados ganan más peso de forma constante que los bebés alimentados con biberón.

Es probable que su bebé esté recibiendo suficiente leche si mama entre 8 y 12 veces al día, se agarra bien al pecho y puede escucharlo tragar. Su bebé debe mojar al menos 6-8 pañales al día. El aumento de peso constante también es un indicador de que su bebé está tomando suficiente leche.

Si tiene preguntas o necesita ayuda para extraerse la leche o para que el bebé se agarre al pecho, póngase en contacto con un asesor de lactancia. Antes de recibir el alta hospitalaria, el asesor de lactancia observará cómo amamanta a su bebé para asegurarse de que todo vaya bien.

Alimentar a su bebé con leche de fórmula

La alimentación con biberón puede proporcionar un poco más de flexibilidad que el amamantamiento, en especial si su hijo permanece en el hospital para recibir tratamiento después del nacimiento. La alimentación con biberón también permite que el padre del bebé y otros miembros de la familia puedan participar de forma más activa en la alimentación del bebé.

Cada bebé es diferente, y la cantidad de leche de fórmula que toma cada uno varía. Intente no comparar la cantidad de leche de fórmula que toma su bebé con la cantidad que toman otros. El objetivo de alimentar a un bebé con una cardiopatía congénita es que aumente de peso de forma constante. La mayoría de los bebés ganan de 14 a 28 gramos (0,5 a 1 onza) de peso al día. Sin embargo, los bebés con una cardiopatía tienden a ganar peso a un ritmo mucho más lento.

Las leches de fórmula comerciales, disponibles en la mayoría de los supermercados, están elaboradas para ser lo más parecidas a la leche materna posible. Usted, junto con el profesional de la salud que atiende a su bebé, pueden decidir cuál es la mejor leche de fórmula para su bebé. También hay muchos tipos de biberones y tetinas disponibles. Algunos bebés con cardiopatías tienen dificultad para alimentarse con una tetina normal, por lo que puede buscar una tetina blanda o agrandar el orificio de la tetina para que la leche de fórmula fluya más fácilmente. Las tetinas con orificios pequeños hacen que al bebé le resulte más difícil succionar y puede tragar aire, lo que puede provocarle vómitos. Para agrandar el orificio de la tetina, introduzca una aguja de coser esterilizada en el orificio y agrande el tamaño de la abertura un poco. A continuación, hierva la tetina durante unos cinco minutos en una cacerola al fuego y deje que se enfríe completamente antes de utilizarla.

Un terapeuta ocupacional, un especialista en enfermería clínica o un miembro del equipo de alimentación pueden evaluar los hábitos de alimentación de su bebé y hacerle recomendaciones sobre tetinas y horarios de alimentación específicos.

Información sobre alimentación complementaria

Alimentación por sonda

Es posible que algunos bebés con cardiopatías congénitas no reciban cantidades adecuadas de calorías solo con lo que ingieren al mamar o al ser alimentados con biberón. Es posible que estos niños requieran alimentación adicional con una sonda nasogástrica. Esta sonda nasogástrica se coloca en la nariz del bebé y llega hasta el estómago. La leche de fórmula o materna se administra a través de la sonda. Esto hace que el "esfuerzo" del bebé sea menor durante las tomas y que gane más peso. Otros métodos de alimentación por sonda incluyen la sonda gástrica o la sonda de yeyunostomía. Estos métodos implican la colocación de una sonda mediante cirugía en el estómago (sonda gástrica) o en el intestino (sonda de yeyunostomía). Usted y su equipo de cuidado de la salud determinarán cuál es el mejor método y horario de alimentación para su bebé.

Otros líquidos

Evite dar agua a su bebé, porque el agua no aporta calorías. A partir de los cuatro meses, puede darle zumos, pero estos no deben sustituir las tomas de leche de fórmula. La leche de fórmula o materna sigue siendo la mejor forma de satisfacer las necesidades calóricas de su bebé cuando comience la introducción de alimentos sólidos o zumos, ya que la leche tiene más calorías que la mayoría de los alimentos sólidos o zumos.

Introducción de alimentos sólidos

Su médico lo ayudará a determinar el momento en que debe introducir alimentos sólidos en la dieta de su bebé. Normalmente, esto se produce alrededor de los seis meses. En primer lugar, se suelen introducir cereales con hierro; luego, frutas y verduras, y, a continuación, carne. Siempre debe dar los alimentos sólidos a su bebé con una cuchara. Agregar alimentos sólidos a la leche de fórmula en el biberón espesa la leche y dificulta que su bebé succione de la tetina.

A veces, los padres creen que los niños con cardiopatías congénitas necesitan dietas especiales bajas en grasa, similares a las dietas bajas en grasa recomendadas para los adultos con cardiopatías. De hecho, dado que los niños con cardiopatías congénitas suelen tener poco apetito, los alimentos con un alto contenido calórico y los bocadillos pueden desempeñar un papel muy importante en una buena nutrición. No restrinja la ingesta de grasa en la dieta de su bebé, especialmente durante los primeros dos años de vida. La grasa es necesaria para ayudar a los niños a crecer y desarrollarse correctamente. Por eso, no se recomiendan las leches con bajo contenido de grasa (2%, 1% o desnatadas [descremadas]) hasta que los niños tengan dos años o más.

Medicina cardíaca y alimentación

A muchos bebés con cardiopatías congénitas se les administran medicamentos, tales como digoxina (Lanoxin) y furosemida (Lasix), para el control de la insuficiencia cardíaca congestiva. Estos medicamentos no suelen interferir con la alimentación. En general, es mejor administrar los medicamentos al bebé antes de una toma. La mejor forma de administrar los medicamentos es introducirlos directamente en la boca del bebé desde el frasco del medicamento con una jeringa o un cuentagotas. No mezcle ningún medicamento con la leche de fórmula en el biberón, ya que es posible que el bebé no se lo termine. Si el bebé vomita después de tomar la medicación, no vuelva a administrarle esa medicación hasta la siguiente hora programada.

Si el bebé está tomando diuréticos, como Lasix, el cardiólogo podría recomendarle un suplemento de potasio, ya que algunos diuréticos eliminan el potasio del organismo junto con el exceso de líquido. El suplemento de potasio se suele administrar en forma de medicamento líquido que se agrega una pequeña cantidad de leche o zumo para enmascarar su sabor amargo. Los alimentos, tales como plátanos, zumo de naranja, papas o frutas secas, también son una buena fuente de potasio para los lactantes de más edad.

Póngase en contacto con su cardiólogo u otro profesional de la salud si su bebé se enferma, se alimenta mal o vomita más de 2 o 3 veces al día. Es posible que sea necesario ajustar los medicamentos que toma o cambiarle la leche de fórmula.

Formas de quemar calorías

Es posible que los bebés con cardiopatías congénitas necesiten ingerir más calorías al día que la media de lactantes. Algunos bebés no pueden comer o beber suficiente leche de fórmula como para crecer. Si su bebé aumenta de peso con demasiada lentitud y no puede tolerar un aumento del volumen de leche de fórmula, es posible que su médico le recomiende aumentar la cantidad de calorías por gramo. Su pediatra, enfermero o nutricionista le pueden prescribir formas de concentrar o fortificar la leche de fórmula o materna. Además, puede consultar una lista de ejemplos de alimentos con un alto contenido calórico para bebés (PDF).

Mirada hacia el futuro

Los esfuerzos tenaces y amorosos para alimentar a su bebé se verán recompensados. Aunque su bebé no coma con entusiasmo, solo estar físicamente cerca de usted durante el momento de las tomas es importante. La alimentación de su bebé debe ser una experiencia positiva, nunca una lucha. Deje que su bebé decida cuándo está satisfecho. Si su bebé no crece con normalidad debido a su cardiopatía, una cirugía cardíaca puede hacer que crezca más rápido, y que gane peso y altura. Los niños con defectos cardíacos, a menudo, logran un crecimiento satisfactorio en la adolescencia. Hay muchos libros sobre nutrición infantil que pueden brindarle técnicas adicionales de alimentación. Si tiene problemas relacionados con la alimentación o preguntas sobre el crecimiento de su bebé, hable con su pediatra, cardiólogo, enfermero o dietista.