Comunicación interauricular (CIA)

Diagrama de comunicación interauricular

¿Qué es?

Se trata de un “agujero” en la pared que separa las dos cámaras cardíacas superiores.

Este defecto permite que la sangre rica en oxígeno se filtre a las cámaras que contienen sangre pobre en oxígeno. La CIA es un defecto en el tabique que separa las dos cámaras cardíacas superiores (aurículas). El tabique es una pared que separa los lados izquierdo y derecho del corazón.

Más información para padres de niños con CIA

¿Qué la causa?

Todos los niños nacen con una abertura entre las cámaras cardíacas superiores. Es una abertura fetal normal que permite que la sangre evite pasar por los pulmones antes de nacer. Tras el nacimiento, la abertura ya no es necesaria y por lo general se cierra o se vuelve muy pequeña en cuestión de semanas o meses.

A veces, la abertura es más grande de lo normal y no se cierra después del nacimiento. En la mayoría de los niños, se desconoce la causa. Algunos niños pueden presentar otros defectos cardíacos además de la CIA.

¿Cómo afecta al corazón?

Normalmente, el lado izquierdo del corazón solo bombea sangre al cuerpo, mientras que el lado derecho solo bombea sangre a los pulmones. En un niño con CIA, la sangre puede pasar por el orificio de la cámara cardíaca superior izquierda (la aurícula izquierda) a la cámara cardíaca superior derecha (la aurícula derecha) y llegar a las arterias pulmonares.

Si la CIA es grande, la sangre adicional que se bombea hacia las arterias pulmonares hace que el corazón y los pulmones trabajen más intensamente, y las arterias pulmonares pueden dañarse gradualmente.

Si el orificio es pequeño, es posible que no cause síntomas ni problemas. Muchos adultos sanos aún tienen una pequeña abertura restante en el tabique que separa las aurículas, a veces denominada persistencia del agujero oval (PAO).

¿Cómo afecta la CIA a mi hijo?

A menudo, los niños con CIA no presentan síntomas. Si la abertura es pequeña, no causa síntomas, ya que el corazón y los pulmones no tienen que trabajar más intensamente. Si la abertura es grande, el único hallazgo anormal puede ser un soplo cardíaco (se oye ruido con un estetoscopio) y otros ruidos cardíacos anormales. En niños con una CIA grande, el riesgo principal es en los vasos sanguíneos pulmonares, ya que están sometidos a un mayor flujo sanguíneo de lo normal. Con el tiempo (normalmente, al cabo de muchos años), esto puede provocar daños permanentes en los vasos sanguíneos de los pulmones.

¿Se puede reparar la CIA?

Si la abertura es pequeña, el corazón y los pulmones no necesitan trabajar más intensamente. Es posible que no se requieran cirugías ni otros tratamientos. Las CIA pequeñas que se descubren en los lactantes suelen cerrarse o estrecharse por sí solas. No existe ningún medicamento que haga que la CIA se reduzca o se cierre más rápido de lo que podría hacerlo de manera natural.

Si la CIA es grande, se puede cerrar con cirugía a corazón abierto o mediante un cateterismo cardíaco, en el que se inserta un dispositivo en la abertura para taparla. A veces, si la abertura está en una posición inusual dentro del corazón o si hay otros defectos cardíacos, como conexiones anormales de las venas que devuelven la sangre de los pulmones al corazón (las venas pulmonares), la CIA no se puede cerrar con la técnica de catéter. En esos casos, se requiere la cirugía.

El cierre de una CIA grande mediante cirugía a corazón abierto generalmente se realiza en la primera infancia, incluso en pacientes con pocos síntomas, para evitar complicaciones posteriores. La mayoría de los defectos se pueden cerrar con una sutura, sin que se requiera un parche.

Diagrama de reparaciones de CIA

¿Qué actividades puede realizar mi hijo?

Es posible que su hijo no necesite tomar ninguna precaución especial y pueda participar en actividades normales sin mayor riesgo. Tras la cirugía o el cierre con catéter, el cardiólogo pediátrico de su hijo puede recomendar algunos cambios de actividad durante un período breve. Sin embargo, después de la cicatrización satisfactoria de la cirugía o del cierre con catéter, normalmente no se requieren restricciones. A veces, se utilizan medicamentos para prevenir los coágulos de sangre y las infecciones durante unos meses después del cierre de la CIA.

¿Qué necesitará mi hijo en el futuro?

En función del tipo de CIA, es posible que el cardiólogo pediátrico de su hijo lo examine periódicamente para detectar si tiene algún problema poco habitual. Durante un corto período después de la cirugía para cerrar la CIA, el niño necesitará ver a un cardiólogo pediátrico con regularidad. El pronóstico a largo plazo es excelente, y no suelen necesitarse medicamentos ni cirugías o cateterismos adicionales.

¿Qué ocurre con la prevención de la endocarditis?

La mayoría de los niños con CIA no presentan un mayor riesgo de desarrollar endocarditis. Es posible que el cardiólogo de su hijo recomiende que este tome antibióticos antes de ciertos procedimientos dentales durante algún tiempo tras la reparación de la CIA. Consulte la sección sobre Endocarditis para obtener más información.

Hoja de identificación de defectos cardíacos congénitos

Más información para adultos con CIA

¿Qué la causa?

La causa suele ser desconocida. A veces, hay factores genéticos que pueden desempeñar un papel importante.

¿Cómo afecta al corazón?

Si el orificio es pequeño, puede tener un efecto mínimo en la función cardíaca. Cuando existe un defecto grande entre las aurículas, una gran cantidad de sangre rica en oxígeno (roja) procedente del lado izquierdo del corazón se filtra al lado derecho. A continuación, esta sangre se vuelve a enviar a los pulmones, a pesar de que ya está oxigenada. Lamentablemente, esto hace que el lado derecho del corazón tenga que trabajar más.

Esta cantidad adicional de flujo sanguíneo en las arterias pulmonares también puede causar daños graduales.

¿En qué me afecta la CIA?

Algunos pacientes con CIA no presentan síntomas. Si la abertura es pequeña, no causa síntomas, ya que el trabajo adicional que hacen el corazón y los pulmones es mínimo. Si la abertura es grande, puede provocar una respiración entrecortada leve, especialmente cuando se hace ejercicio. El aumento de la sangre en los pulmones puede aumentar la susceptibilidad del paciente a desarrollar neumonía y bronquitis. En un examen físico, el único hallazgo anormal puede ser un soplo cardíaco (se oye ruido con un estetoscopio) y otros ruidos cardíacos anormales. Sin embargo, si se producen daños progresivos en los vasos pulmonares, las presiones del pulmón pueden aumentar y el paciente puede verse gravemente limitado y desarrollar con el tiempo el síndrome de Eisenmenger, que se describe a continuación.

Si me sometí a una intervención quirúrgica para cerrar la CIA en la infancia, ¿qué puedo esperar?

Cuando la CIA es grande, por lo general, se la cierra durante la infancia, incluso en pacientes con pocos síntomas, para evitar complicaciones posteriores. Algunos defectos se cerraban con un parche de pericardio (el revestimiento exterior del corazón) o de material sintético, como Dacron. Sin embargo, muchos defectos que requerían cirugía pueden haberse cerrado con una sutura, sin utilizar un parche. El pronóstico tras el cierre de la CIA durante la infancia es excelente, y no es común que se presenten complicaciones posteriores.

¿Qué ocurre si el defecto sigue presente? ¿Se debe reparar en la edad adulta?

Si la abertura es pequeña, puede que no sea necesario realizar cirugía u otros tratamientos.

Hoy en día, la mayoría de las comunicaciones auriculares grandes se pueden cerrar con cirugía a corazón abierto o durante un cateterismo cardíaco, en el que se inserta un dispositivo en la abertura para taparla (esto se denomina cateterismo intervencionista o terapéutico [PDF]). Sin embargo, si la abertura está en una posición inusual dentro del corazón o si hay otros defectos cardíacos, como conexiones anormales de las venas que devuelven la sangre de los pulmones al corazón (las venas pulmonares), la CIA no puede cerrarse con la técnica de catéter. En esos casos, se requiere la cirugía. Incluso cuando el defecto se descubre en la edad adulta, el cierre de los defectos grandes resulta beneficioso para el paciente.

Diagrama de reparaciones de CIA

Problemas que puede tener

Las personas con una comunicación interauricular pequeña, ya sea que se la corrija o no, raramente presentan problemas posteriores. Aquellas que tengan palpitaciones o sufran desmayos deben acudir a su cardiólogo para que las evalúe, y es posible que necesiten tratamiento médico. Además, si se diagnostica la CIA a una edad avanzada, la capacidad del corazón para bombear puede haberse visto afectada, lo que puede provocar una insuficiencia cardíaca. Esta afección puede requerir diuréticos, fármacos para ayudar al corazón a bombear mejor y fármacos para controlar la presión arterial. Si se desarrolla hipertensión pulmonar (lo cual es poco frecuente), algunas personas pueden necesitar otros medicamentos.

Los pacientes que han sufrido un derrame cerebral isquémico transitorio (AIT) o un ACV y se ha descubierto que tienen una PAO pueden tratarse con aspirinas u otros anticoagulantes*. Si se repite otro ACV durante el tratamiento con medicamentos, es posible que se derive al paciente para que se cierre la PAO o la CIA pequeña (ver más adelante). Actualmente, hay estudios especiales en curso para determinar si la mejor forma de prevenir los ACV son los medicamentos o el cierre de la PAO. Es importante destacar que la gran mayoría de las personas con PAO y CIA pequeñas no tienen ACV y no necesitan que se corrijan estos defectos.

Cuidados continuos

¿Qué necesitaré en el futuro?

Los pacientes con antecedentes de CIA deben consultar periódicamente a un cardiólogo para que este determine si tienen algún problema poco habitual. Durante un corto período después de la cirugía para cerrar la CIA, necesitará ver a un cardiólogo con regularidad. El pronóstico a largo plazo es excelente, y no suelen necesitarse medicamentos ni cirugías o cateterismos adicionales.

Seguimiento médico

A veces, se utilizan medicamentos para prevenir los coágulos de sangre y las infecciones durante unos meses después del cierre de la CIA. En la gran mayoría de los casos, los pacientes no necesitan tomar medicamentos durante más de seis meses. Si es necesario, el cardiólogo puede supervisarlo con pruebas no invasivas. Se incluyen electrocardiogramas, monitores Holter, pruebas de esfuerzo y ecocardiografías. Ayudarán a decidir si es necesario realizar más procedimientos (por ejemplo, un cateterismo cardíaco).

Restricciones de actividad

La mayoría de los pacientes con una comunicación interauricular (ya sea que esté corregida o que sea pequeña y no requiera corrección) no necesitan tomar ninguna precaución especial y pueden participar en actividades normales sin mayor riesgo. Luego de una cirugía o un cierre mediante cateterismo, es posible que su cardiólogo le recomiende limitar la actividad física durante un período breve, incluso si no presenta hipertensión pulmonar. Después de la cicatrización satisfactoria de la cirugía o del cierre con catéter, normalmente no se requieren restricciones. La excepción es que los pacientes que han desarrollado alta presión en los pulmones (lo cual se denomina hipertensión pulmonar; consulte el síndrome de Eisenmenger) deben abstenerse de practicar deportes de alto nivel.

Prevención de la endocarditis

Esto no es necesario después de seis meses de la reparación mediante cirugía o dispositivo.

Embarazo

Una vez que la CIA se cierra y no queda ninguna abertura, el riesgo durante el embarazo es muy bajo. El riesgo durante el embarazo es mayor si existe una CIA sin reparar, pero el embarazo suele ser seguro, a menos que se padezca hipertensión pulmonar. Una CIA grande no reparada puede provocar insuficiencia cardíaca durante el embarazo, pero normalmente se controla bien con medicamentos si se detecta antes de tiempo. Existe un ligero riesgo de sufrir un derrame cerebral durante el embarazo, por lo que se recomienda tomar precauciones contra los coágulos de sangre.

¿Será necesario hacer más cirugías?

Una vez que la CIA se haya cerrado, es poco probable que se requieran cirugías adicionales. En raras ocasiones, el paciente puede tener un orificio residual. Según su tamaño, tal vez sea necesario cerrarlo.


(*Algunos medicamentos se denominan habitualmente anticoagulantes porque pueden ayudar a reducir la formación de coágulos de sangre. Existen tres tipos principales de anticoagulantes que los pacientes suelen tomar: anticoagulantes como warfarina o heparina, antiagregantes plaquetarios como la aspirina y fibrinolíticos como el activador tisular del plasminógeno (tPA). Cada tipo de medicamento tiene una función específica para impedir la formación de coágulos de sangre o de obstrucción de vasos sanguíneos, ataque al corazón o derrame cerebral).