Cómo preparar a los niños para una cirugía cardíaca

padre e hijo abrazándoseSi su hijo necesita una operación, esta se realizará en un hospital que tenga conocimiento especializado en cirugía cardíaca en niños. Puede ser un hospital que sea familiar para usted y para su hijo, o bien un hospital diferente con conocimiento especializado sobre la operación que su hijo necesita.

Es importante que su hijo esté lo más sano posible para la operación. Durante las dos semanas previas al día de la cirugía, es una buena idea mantener a su hijo alejado de aquellas personas que estén resfriadas o tengan fiebre. Si su hijo desarrolla fiebre, tos o resfriado durante ese tiempo, hable con alguien del equipo de cardiología o cirugía para decidir si la operación debe retrasarse.

La semana previa a la cirugía programada, se le realizarán pruebas preoperatorias y se le proporcionará asesoramiento prequirúrgico. Durante esta visita, es posible que se organice una visita guiada por el hospital para usted y su hijo. Entre las pruebas preoperatorias más habituales se incluyen un electrocardiograma, una ecocardiografía, una radiografía de tórax y un análisis de sangre.

Por lo general, los niños ingresan en el hospital la mañana de la operación o el día anterior. El tiempo que durará la operación de su hijo y el tiempo que deberá permanecer en el hospital dependen de la afección cardíaca de su hijo y de la operación que se vaya a realizar.

En ocasiones, la programación tiene que cambiarse de forma inesperada debido a una urgencia. Tanto usted como su hijo deben tratar de estar preparados para entender que las urgencias relacionadas con otros niños puedan retrasar o posponer la operación de su hijo.

Es importante que tanto usted como su hijo se preparen para la operación y la estancia en el hospital. El equipo de cirugía cardíaca de su hijo le proporcionará información que lo ayudará a prepararse para la evaluación preoperatoria, la cirugía y la hospitalización de su hijo. A menudo, hay personal de enfermería, especialistas en atención infantil o trabajadores sociales especialmente capacitados y disponibles para responder a sus preguntas. Una visita guiada por el hospital antes del día de la operación puede ayudar, tanto a usted como a su hijo, a comprender mejor cómo será la estancia en el hospital.

Para que su hijo se sienta más cómodo en el hospital, traiga sus juguetes favoritos, fotos, mantas, almohadas u otras pertenencias que le recuerden a su hogar. Puede preguntar con antelación cuáles son los horarios de visita del hospital y las políticas acerca de quién puede visitar a su hijo. A menudo, se permite a padres y tutores permanecer en la habitación durante la noche con sus hijos. Si no es así, muchos hospitales tienen alojamiento para padres y tutores durante la noche dentro del hospital o en el vecindario.