Circulación fetal

Complicaciones fetales

La sangre que fluye a través del feto es en realidad más complicada que después de nacer el bebé (corazón normal). Esto se debe a que la madre (la placenta) hace el trabajo que los pulmones del bebé realizarán después del nacimiento.

La placenta recibe la sangre sin oxígeno del feto a través de vasos sanguíneos que salen del feto mediante del cordón umbilical (arterias umbilicales; hay dos). Cuando la sangre pasa por la placenta, recoge oxígeno. A continuación, la sangre alta en oxígeno regresa al feto a través del tercer vaso del cordón umbilical (vena umbilical). La sangre alta en oxígeno que entra en el feto pasa a través de su hígado y entra en el lado derecho del corazón.

La sangre alta en oxígeno pasa por una de las dos conexiones adicionales del corazón fetal que se cerrarán después de que el bebé nazca.

El orificio entre las dos cámaras cardíacas superiores (aurícula izquierda y derecha) se denomina foramen oval permeable (FOP). Este orificio permite que la sangre alta en oxígeno pase de la aurícula derecha a la aurícula izquierda y, a continuación, pase al ventrículo izquierdo y salga por la aorta. Como resultado, la sangre con mayor cantidad de oxígeno llega al cerebro.

La sangre que regresa del cuerpo del feto también entra en la aurícula derecha, pero el feto puede enviar esta sangre baja en oxígeno desde la aurícula derecha al ventrículo derecho (la cámara que normalmente bombea sangre a los pulmones). La mayor parte de la sangre que sale del ventrículo derecho del feto se desvía de los pulmones a través de la segunda de las dos conexiones fetales adicionales, conocida como conducto arterial.

El conducto arterial envía la sangre baja en oxígeno a los órganos de la mitad inferior del cuerpo fetal. Esto también permite que la sangre baja en oxígeno salga del feto a través de las arterias umbilicales y vuelva a la placenta para recoger el oxígeno.

Dado que el foramen oval permeable y el conducto arterioso son hallazgos normales en el feto, es imposible predecir si estas conexiones se cerrarán con normalidad después del nacimiento en un corazón fetal normal. Estas dos vías de derivación de la circulación fetal permiten que la mayoría de los fetos sobrevivan el embarazo incluso cuando se presentan problemas cardíacos complejos y no se manifiesten hasta después del nacimiento, cuando estas vías comienzan a cerrarse.