Una mayor inversión en la investigación de enfermedades cardíacas en mujeres podría traer una gran recompensa

Mujer doctora y [paciente con mascarilla

Un nuevo informe de WHAM, Women's Health Access Matters, destaca los impactos económicos y sanitarios para ambos sexos si se asignaran más fondos a la investigación sobre la enfermedad de las arterias coronarias en las mujeres.

Las mujeres podrían vivir una vida más larga y mejor y participar más en la fuerza laboral si se gastara más dinero en investigación para comprender sus enfermedades cardíacas, según un nuevo informe que observó los efectos económicos y sanitarios de los gastos federales de investigación de la salud.

Y los beneficios económicos nos ayudarían a todos.

El informe, uno de los cuatro encargados por WHAM y realizados por RAND Corporation, se centra en la enfermedad de las arterias coronarias, o EAC, que ocurre cuando la placa crece dentro de las paredes de las arterias coronarias hasta que el flujo sanguíneo al corazón es limitado. Puede provocar un infarto al miocardio. El informe se desarrolló con el apoyo de la iniciativa Go Red For Women de la American Heart Association y otras organizaciones.

Las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en mujeres, ya que 1 de cada 3 mujeres muere cada año por este tipo de enfermedad. Las mujeres también son un 50% más propensas que los hombres a morir en el año siguiente de un ataque cardíaco.

"La salud de la mujer es un problema económico que no nos podemos permitir ignorar", dijo Carolee Lee, fundadora y directora ejecutiva de Women's Health Access Matters. "Las mujeres ayudan a impulsar nuestras economías nacionales y globales. Las mujeres también conforman más de la mitad de la población de EE. UU., casi la mitad de la fuerza laboral de EE. UU. y ejercen una influencia increíble sobre los gastos de consumo y las decisiones de atención médica". 

La nueva investigación es la primera de su tipo en analizar específicamente las oportunidades económicas y es imprescindible para invertir más fondos dirigidos a las mujeres.

Mediante el uso de una base de datos de National Institutes of Health, los autores de RAND identificaron 10,685 proyectos de enfermedad de las arterias coronarias desde el 2008 hasta el 2019 y encontraron que solamente el 4.5%, o $20.1 millones, del total de dólares de investigación se destinaron específicamente a los proyectos de salud cardíaca de las mujeres. Si se mira en términos de población, eso equivale a gastar solo 17 centavos por mujer, en comparación con $4 por hombre.

Luego, los autores de RAND utilizaron un modelo informático detallado para ver cuál sería el impacto económico y sanitario general durante más de 30 años si el NIH duplicara la parte de fondos asignados para la investigación externa sobre la enfermedad de las arterias coronarias en mujeres a solo $40.2 millones.

El informe estima un retorno de la inversión general de un impresionante 9,500%, que se pagaría por sí mismo 95 veces. El ahorro de costos asciende a un total de $1,900 millones (en dólares del 2017) durante 30 años, incluida una mayor productividad laboral debido a que las personas viven una vida más larga, con menos años de enfermedad de las arterias coronarias. El modelo muestra un beneficio potencial para todos, incluidos los hombres.

Los autores buscaron sus respuestas mediante una microsimulación de 1 millón de estadounidenses que suponían mejoras en la salud del 0.01% y aplicaron sus resultados en una mayor escala a los 225 millones de estadounidenses de 25 años o más en el 2017. Alrededor de 24 millones de ellos tenían una enfermedad cardíaca.

El análisis descubrió que, colectivamente, durante tres décadas:

  • Los estadounidenses evitarían más de 53,000 años de enfermedades cardíacas (casi 40,000 para las mujeres y más de 13,000 en el caso de los hombres).
  • La productividad del trabajo aumentaría en casi 12,000 años y $236 millones si las mujeres sanas del corazón trabajan más tiempo y ganan más.
  • Las mujeres ganarían casi 20,000 años de vida y los hombres más de 8,000 debido a los avances en la investigación cardíaca.
  • Las mujeres tendrían casi 36,000 años más de vida ajustados por calidad, o QALY (años que se viven con buena salud), y los hombres tendrían casi 13,000.
  • Estos beneficios pueden descubrirse antes porque la investigación avanza más rápido en la era del COVID-19.

"Cuando podemos medir algo, podemos manejarlo mejor y estas mediciones sobre más fondos de investigación de enfermedades cardíacas en mujeres nos ayudarán a manejar esta amenaza mucho mejor para el beneficio de todos", afirmó la directora de ciencias de datos de la AHA, la Dra. Jennifer Hall, que dirige en conjunto al Institute for Precision Cardiovascular Medicine.

"Desde hace mucho tiempo, las mujeres han tenido poca representación en la investigación médica cardiovascular, pero dados los avances en la tecnología y la mejor comprensión de los factores biológicos únicos que ponen a las mujeres en un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, nunca ha sido más importante una fuerte llamada a la acción por el aumento de las inversiones en la investigación de la salud de las mujeres".

Se sabe mucho menos acerca de cómo las enfermedades cardíacas afectan a las mujeres que a los hombres, según percibe el estudio. Esto se debe a que los hombres han representado durante mucho tiempo al sujeto de investigación estándar y las mujeres se han considerado casos especiales.

Sin embargo, las diferencias entre los sexos pueden ser significativas. Por ejemplo, las hormonas de las mujeres pueden causar una mayor retención de sodio y agua en los riñones, lo que afecta la presión arterial, y los cambios en la presión arterial relacionados con el sodio de las mujeres son mayores que los de los hombres. Además, las mujeres experimentan etapas únicas de la vida, como el embarazo y la menopausia, que pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

"Cuando las mujeres ya no pueden trabajar debido a opciones de tratamiento inadecuadas, existen consecuencias económicas para su familia, nuestras empresas y nuestra economía", comentó Lee. "Estos números nos muestran la diferencia que todos podemos hacer si invertimos más en investigaciones dirigidas específicamente a las mujeres. No es solo bueno científicamente, es una mejor inversión que nos beneficia a todos nosotros".

Lea el informe completo de WHAM.

 

Go Red for Women y WHAM están colaborando para abordar directamente la falta de evidencia a nivel social sobre el costo económico, los beneficios y el impacto social debido a la subrepresentación de las mujeres en la investigación cardiovascular.