Las estatinas podrían beneficiar a más personas

Las estatinas podrían beneficiar a más personas

Deberían recetarse estatinas para reducir el colesterol a más estadounidenses en riesgo de padecer una cardiopatía.

En la actualidad, se calcula que deberían prescribirse estatinas para reducir el colesterol a unos 33 millones de estadounidenses sin enfermedades cardiovasculares que tienen un 7,5% o más de riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral en los próximos 10 años. Estos son los datos de las nuevas directrices sobre colesterol de la American Heart Association y el American College of Cardiology.

Es un cambio drástico con respecto a las directrices federales sobre colesterol de 2002, en las que se recomendaba tomar estatinas solo si el nivel de riesgo a 10 años superaba el 20%. En las directrices anteriores, solo se tenía en cuenta el riesgo de desarrollar una cardiopatía, pero no se consideraba el riesgo de ACV.

Las estatinas son fármacos que reducen la cantidad de colesterol que circula en la sangre. En EE. UU., se comercializan siete medicamentos del grupo de las estatinas.

Los cálculos sobre la cantidad de estadounidenses que necesitan tratamiento con estatinas han aumentado.

"En este país, han recibido tratamiento con estatinas menos personas de las que realmente lo necesitaban", declara Donald Lloyd-Jones, médico voluntario de la American Heart Association, uno de los 20 expertos del comité que redactó las nuevas directrices.

Algunos ejemplos de los grupos que superan el umbral de riesgo del 7,5% y, por lo tanto, se beneficiarían del tratamiento con estatinas son las mujeres blancas de más de 60 años que fuman y tienen hipertensión arterial, y los hombres afroamericanos de más de 50 años con hipertensión arterial.

Las investigaciones recientes sobre las estatinas también sugieren que los efectos secundarios son poco frecuentes.

"Las estatinas reducen los niveles de colesterol, pero lo que tratan realmente es el riesgo cardiovascular", afirma el cardiólogo Lloyd-Jones, especialista en cardiología preventiva y presidente del departamento de Medicina preventiva en la Feinberg School of Medicine de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

El riesgo de ataque al corazón se reduce en un 20% por cada 39 mg/dl de reducción de los niveles de LDL (colesterol malo).

Lo ideal es que el nivel de colesterol malo (LDL) sea inferior a 100 miligramos por decilitro de sangre (mg/dl). Se considera alto a 160 mg/dl. Para alguien que está tomando estatinas, el riesgo de ataque al corazón o ACV disminuye alrededor de un 20% por cada 39 mg/dl de reducción del nivel de colesterol malo (LDL), de acuerdo con las directrices. Se considera que el colesterol malo está alto si alcanza los 160 mg/dl.

Recomendaciones para el paciente sobre el tratamiento con estatinas

Las directrices recomiendan el tratamiento con estatinas para los siguientes grupos:

  • Personas de 40 a 75 años sin enfermedad cardiovascular que tienen un riesgo del 7,5% o más de sufrir un ataque al corazón o un ACV en los próximos 10 años.
  • Personas con antecedentes de ataque al corazón, ACV, angina estable o inestable, enfermedad arterial periférica, derrame cerebral isquémico transitorio o revascularización coronaria o arterial de otro tipo.
  • Personas mayores de 21 años con un nivel de colesterol malo muy alto (190 mg/dl o más).
  • Pacientes de entre 40 y 75 años con diabetes de tipo 1 o tipo 2.