Hacer ejercicio de forma segura después de un ataque al corazón

Hacer ejercicio de forma segura después de un ataque al corazón

¿Le preocupa que hacer ejercicio físico pueda ser perjudicial para su cuerpo después de un ataque al corazón?

"Todo lo contrario", afirma la Dra. Deborah Rohm Young, vicepresidenta del subcomité de actividad física de la American Heart Association. "Es importante que consulte a su médico previamente, pero no cabe duda de que es importante empezar a hacer ejercicio lo antes posible después de sufrir un ataque al corazón. La única forma de recuperar la energía y la capacidad funcional es a través de ejercicio".

¿Por qué es tan importante hacer ejercicio después de un ataque al corazón? Según la Dra. Young, "es muy probable que le prescriban un tratamiento con medicamentos hipolipidemiantes y para controlar la presión arterial. Sin embargo, si hace ejercicio de forma regular, existe la posibilidad de que le reduzcan la dosis o incluso de que ya no necesite esos medicamentos".

Estas son las recomendaciones de la Dra. Young para después de un ataque al corazón:

Caminar

Uno de los mejores ejercicios que puede practicar después de sufrir un ataque al corazón es caminar. A medida que vaya recuperando la fuerza, es recomendable que pruebe caminar rápido, a un ritmo que le permita mantener una conversación al mismo tiempo.

Para iniciar una rutina de caminata, comience simplemente andando por su casa y jardín, y suba y baje escaleras. El siguiente paso es caminar durante tres o cuatro minutos, descansar dos minutos y volver a empezar. Trate de ir aumentando la duración hasta que pueda caminar entre 30 y 45 minutos por vez.

Caminar es muy beneficioso porque nos hace usar muchos músculos. Utilizamos todos los músculos de las piernas, el abdomen y la espalda para mantenernos erguidos. Al balancear los brazos, estamos ejercitando los músculos de los brazos. Cuantos más músculos usamos, mejor es para la salud aeróbica.

Los estudios han determinado que, para una persona que se está recuperando de un derrame cerebral, caminar es más beneficioso que los masajes terapéuticos, y las rutinas de caminata mejoran la calidad de vida de los supervivientes después de un ACV. Salir a caminar puede ser una actividad social si organiza un club o se une a uno.

Entrenamiento de fuerza

Después de un ataque al corazón, es beneficioso hacer algunos ejercicios de resistencia. Puede comenzar con ejercicios de bíceps sin peso. Empiece con pocas repeticiones y vaya incrementando la cantidad hasta que pueda hacer series de 8 o 12. Una vez que pueda hacer dos o tres de esas series sin dificultad, tome un paquete de arroz y comience a practicar el ejercicio con un poco de peso.

Evitar el yoga con calor

La Dra. Young recomienda evitar el yoga con calor. La temperatura elevada somete al corazón a un esfuerzo adicional. El yoga suave está bien, pero caminar suele ser más beneficioso.

La Dra. Young recomienda hacer entrenamiento de resistencia dos veces a la semana y caminar todos los días.