El mes de la mujer pone de relieve la inquietante realidad de las enfermedades cardíacas

illustration profile of diverse women

Dra. Tara NarulaDurante el Mes de la Historia de la Mujer en marzo, la American Heart Association pone de relieve una inquietante realidad: la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte de las mujeres.

“Esta es la causa más probable de muerte de una mujer y sabemos que es un 80% evitable”, mencionó la Dra. Tara Narula, que es cardióloga acreditada en el Lenox Hill Hospital en Manhattan y corresponsal médica principal de CBS News.

Aproximadamente cada 80 segundos, una mujer muere a raíz de una enfermedad cardiovascular, que mata a más mujeres que todas las formas de cáncer combinadas.

“Deben suceder muchas cosas” para reducir las enfermedades cardíacas entre las mujeres, afirmó la Dra. Narula. “Lo primero es la conciencia, una comprensión real de que esta es la mayor amenaza para la salud”.

Sin embargo, de 2009 a 2019, la cantidad de mujeres que reconocen el impacto potencialmente mortal de las enfermedades cardiovasculares disminuyó de 65% a 44%, y las mujeres más jóvenes, así como las mujeres de raza blanca e hispanas son las menos conscientes.

“Debemos educar a las mujeres para que la salud cardíaca sea una prioridad”, dijo la Dra. Narula. “Una vez que se dañan las células cardíacas, en muchos casos ese daño puede ser permanente o discapacitante”.

La Dra. Narula identificó tres áreas para abordar: las diferencias en la conciencia y el tratamiento, las preocupaciones específicas sobre el embarazo, y los problemas de estilo de vida.

Enfrente los factores

  • Las campañas de salud pública tienden a centrarse en la prevención de enfermedades como el cáncer. Una de cada ocho mujeres será diagnosticada con cáncer de mama durante su vida; se espera que más de 43,000 mujeres mueran a raíz de la enfermedad en el 2021. Pero se debe prestar la misma atención a la salud cardíaca”, sostuvo la Dra. Narula.

    Como sociedad, Go Red For Women ha sido muy valiosa”, afirmó la Dra. Narula de la campaña de la AHA. “Tenemos que seguir generando conciencia con campañas de salud pública enérgicas”.

  • Como personas que cuidan a enfermos y profesionales sanitarios, las mujeres tienden a cuidar a los demás antes que a sí mismas.

    “Estamos demasiado concentradas en los demás”, dijo la Dra. Narula. “No es nuestro instinto natural ayudarnos a nosotras mismas”.

  • Muchas mujeres minimizan los síntomas que podrían ser signos de enfermedades cardíacas, y atribuyen las palpitaciones al estrés y las molestias torácicas al reflujo de ácido.

    “No comprender el riesgo, o pensar que los síntomas no están relacionados con el corazón, o que todo está en la cabeza, describe a la perfección la forma en que las mujeres minimizan la situación”, mencionó la Dra. Narula.

  • Históricamente, la investigación de enfermedades cardíacas se ha centrado en los hombres, que también mueren más a raíz de enfermedades cardiovasculares que cualquier otra afección. Representa 1 de cada 4 muertes de hombres. A partir del 2020, menos del 40% de los participantes en ensayos clínicos fueron mujeres, una brecha alarmante que debe abordarse para garantizar que la investigación incluya las necesidades exclusivas de las mujeres.

    “Por mucho tiempo”, dijo la Dra. Narula, “las mujeres no se inscribieron en la misma medida en los ensayos que los hombres”. Le ha llevado mucho tiempo a la profesión médica comprender que no somos solo una versión más pequeña de los hombres. Tenemos nuestra propia composición biológica y nuestros procesos fisiológicos son diferentes”.

Embarazo y enfermedades cardíacas

“Uno de los aspectos más importantes ha sido reconocer y comprender que lo que sucede con las mujeres durante el embarazo puede ser un marcador de riesgo cardiovascular futuro”, afirmó la Dra. Narula. “Si tiene hipertensión o diabetes gestacional, o si tiene un parto prematuro, esos son todos marcadores de un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y deberían provocar que las mujeres se informen.

“Comprender los factores de riesgo y las cosas que suceden durante el embarazo son algunas de las formas más importantes que empezamos a utilizar para la mover la aguja”.

La Dra. Narula sugiere que las mujeres hablen con el obstetra acerca de su corazón y que obtengan una recomendación para ver a un cardiólogo.

Siga estos pasos para tener un corazón más saludable:

  1. Conozca sus cifras. ¿Qué es la presión arterial? ¿Los niveles de colesterol? ¿La glucemia? ¿El índice de masa corporal?

  2. Tenga en cuenta los síntomas que es posible que no asocie con los problemas cardíacos. Además del dolor torácico, también podrían ser signos la dificultad para respirar, la fatiga, las palpitaciones cardíacas y el desvanecimiento. Si los experimenta, consulte con su médico.

    “Es importante asegurarse de que no sea su corazón antes de digamos que es algo más, como un problema con los pulmones o el estómago”, dijo la Dra. Narula.

  3. Haga ejercicios, coma sano y maneje su bienestar mental.

“Nunca es demasiado temprano para comenzar y nunca es demasiado tarde para cambiar”, sostuvo la Dra. Narula
 
La AHA recomienda que los adultos hagan 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa, o una combinación de ambas, preferentemente durante toda la semana. También es bueno hacer actividades de fortalecimiento muscular de intensidad moderada a alta como, por ejemplo, resistencia o pesas al menos dos días a la semana. Pero incluso los pequeños cambios ayudan. Elija las escaleras.Camine 10 minutos.

La Dra. Narula y su esposo, también médico, alientan a sus dos hijas a jugar al aire libre, incluso en los días fríos de invierno y a comer sano.

“Les enseñamos cómo vivir de manera saludable con las decisiones que toman todos los días”, dijo la Dra. Narula.

“Les enseñamos a meditar, hacer ejercicios, dormir. Cuando las enviemos a la universidad, van a poder ir a la cafetería y no comer un bagel todas las mañanas porque se les ha enseñado qué hacer y por qué es importante.

Y debido a que el estrés y el bienestar mental afectan la salud cardíaca, la Dra. Narula recomienda las herramientas digitales para ayudar a reducir el riesgo. “Te ayudarán a aprender a meditar, hacer yoga o respirar”, afirmó.