Voluntaria destacada: Cardióloga líder empodera a generaciones de mujeres para promover la salud cardíaca

Dra. Suzanne Steinbaum

Debido a que creció en una familia de médicos, la Dra. Suzanne Steinbaum no puede recordar un día sin pensar en los pacientes, especialmente porque el consultorio de su abuelo, que ella visitaba habitualmente, estaba unido a su casa. En lugar de seguir los pasos de su padre en oncología, Steinbaum decidió que se centraría en ayudar el corazón de las mujeres a través de la atención preventiva. 

Steinbaum, cardióloga preventiva de Nueva York y experta voluntaria desde hace mucho tiempo del movimiento Go Red For Women de la American Heart Association (AHA), anima a las mujeres a defenderse y a “vivir desde el corazón” prestando atención a la salud cardíaca y el bienestar general.

“Nos conocemos y cómo nos sentimos mejor que nadie”, comentó. “Si no te sientes bien y no recibes respuestas, debes buscar otro médico. No te rindas en la búsqueda de ayuda”.

Defender a las mujeres es una pasión para Steinbaum, que, mientras realizaba una investigación al principio de su carrera, escuchó de innumerables mujeres cómo sus síntomas, incluidas la respiración entrecortada, las náuseas y la fatiga, se confundían con ansiedad o estrés, cuando de hecho eran signos de alarma de un ataque cardíaco. 

“Se sentía muy personal”, señaló. “Era realmente una disparidad en la atención y una denegación de quiénes eran estas mujeres. Para mí fue intolerable entonces y hoy lo sigue siendo”.

Steinbaum se decidió a incrementar la concienciación sobre la salud cardíaca de las mujeres casi al mismo tiempo en que se lanzó el movimiento Go Red For Women el 2004.

Quince años después, Steinbaum continúa defendiendo la salud de la mujer. Atribuye al movimiento el incremento de la concienciación pública sobre cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, que es la principal causa de muerte de las mujeres. 

Antes de Go Red For Women, “las mujeres pensaban en sí mismas en términos de salud de las mamas y salud ginecológica, y nunca pensaban en su corazón”, afirmó Steinbaum. 

Los estudios demuestran que las mujeres que sufren ataques cardíacos esperan más de un 30% más que los hombres desde el momento en que comienzan a experimentar síntomas hasta el momento en que llegan a un hospital y, una vez ahí, tienen un tiempo de espera un 20% mayor que los hombres. 

Steinbaum insta a las mujeres a decir “estoy sufriendo un ataque cardíaco” mientras buscan ayuda en el servicio de urgencias. “Si dicen cosas como 'tengo la respiración entrecortada' o 'siento náuseas', es posible que no las escuchen ni reciban la ayuda que necesitan”, comentó. “Desde el principio de mi carrera, mi pasión ha sido ayudar a las mujeres a obtener la información que necesitan para defenderse y obtener la ayuda que necesitan”.

Steinbaum afirmó que herramientas como Life’s Simple 7 de la AHA, que se centran en los cambios en el estilo de vida para mejorar la salud cardíaca, son importantes para las mujeres, ya que incluso los cambios moderados pueden reducir el riesgo hasta en un 80%. 

A medida que aumenta la concienciación sobre el riesgo de padecer cardiopatías en mujeres, Steinbaum afirma que es necesario prestar atención adicional para comprender los riesgos asociados a la diabetes, que se considera un importante factor de riesgo de cardiopatías. “El control de la diabetes a través de la dieta y el ejercicio físico es una de las cosas más importantes que se puede hacer porque son las piedras angulares para controlarla”, comentó. 

Steinbaum también ha estado trabajando con grupos que estudian los vínculos entre las cardiopatías y la enfermedad de Alzheimer, que comparten muchos factores de riesgo. “Necesitamos aprender lo que tenemos bajo nuestro control y lo que podemos hacer para evitarlo”, comentó. “Si cuidamos nuestros corazones, también nos ocuparemos de nuestros cerebros”.