Mujeres y la disfunción coronaria microvascular (DCM)

mujeres jóvenes conversando en escalones al aire libre

Las mujeres de todas las edades, especialmente las mujeres más jóvenes, tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar un tipo de cardiopatía llamada disfunción coronaria microvascular (DCM).

La Dra. Harmony Reynolds, voluntaria nacional de Go Red For Women y directora del Centro de Investigación Cardiovascular de la Mujer Sarah Ross Soter en NYU Langone Health, ayuda a responder algunas preguntas comunes sobre la disfunción coronaria microvascular y la salud de la mujer.

¿Qué es la disfunción coronaria microvascular y hay síntomas que las mujeres deban consultar con su médico?

La disfunción coronaria microvascular es un problema de las arterias pequeñas del corazón con un flujo sanguíneo reducido sin que la acompañe ninguna enfermedad obstructiva de los vasos grandes. En personas con disfunción coronaria microvascular, el corazón no recibe la cantidad de sangre necesaria para hacer bien su trabajo.

Los pacientes pueden sentir esto como molestias o dolor en el pecho, o en otra área de la parte superior del cuerpo, o como dificultad para respirar o fatiga.

La disfunción coronaria microvascular es una de las dos razones principales de los síntomas cardíacos cuando las arterias no están demasiado bloqueadas. El término general para estos problemas es INOCA o isquemia sin arterias coronarias obstruidas. La otra razón común para que se produzca la INOCA es el espasmo de la arteria coronaria, en el que la capa muscular que normalmente se encuentra presente en las arterias se vuelve sobrerreactiva y puede estrechar o cerrar la arteria de manera temporal, lo que conduce a síntomas o incluso a un infarto de miocardio.

Si experimenta síntomas o molestias, no espere, dé el aviso a su equipo de atención médica.

¿La disfunción coronaria microvascular es lo mismo que el síndrome X?

El síndrome cardíaco X es un término más antiguo para la INOCA. Actualmente, no usamos ese término porque sugiere que no sabemos qué causa el problema. De hecho, hemos aprendido mucho acerca del síndrome con el paso de los años de investigación.

¿Por qué las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar una DCM?

No sabemos exactamente por qué. Por ejemplo, nuestro grupo de investigación recientemente mostró en un grupo de pacientes con pruebas de esfuerzo con resultados anormales en niveles de moderados a graves, los cuales indicaban que el 66% de los pacientes sin obstrucción importante de la arteria (isquemia miocárdica sin lesiones obstructivas) eran mujeres, pero solo el 26% de los pacientes que presentaban una obstrucción importante (enfermedad coronaria) eran mujeres. Descubrir por qué las mujeres son más propensas a tener este problema será un importante área de investigación continua.

¿Cómo se diagnostica una DCM y cuál es el tratamiento?

La forma más precisa de hacer el diagnóstico es realizar pruebas invasivas adicionales en el momento en que se hace una angiografía coronaria. En este tipo de pruebas, se realizan mediciones del flujo y la resistencia al flujo en el corazón. Esto se denomina prueba de reactividad coronaria o prueba de diagnóstico invasiva. Otra forma de hacer el diagnóstico es realizar pruebas no invasivas, como una exploración TEP o una RM cardíaca para revisar el flujo sanguíneo.

Durante las pruebas de reactividad coronaria invasiva, también es posible averiguar si alguien tiene un espasmo en la arteria coronaria. En caso de ausencia de este tipo de pruebas, es posible que los médicos tengan una fuerte sospecha que la DCM se produce cuando los pacientes presentan síntomas y resultados de pruebas de esfuerzo anormales, pero no presentan ninguna obstrucción importante en una angiografía coronaria invasiva convencional ni en una angiografía coronaria por tomografía computarizada (no invasiva).

Los médicos pueden sospechar la presencia de un espasmo de la arteria coronaria cuando hay una molestia torácica u otros síntomas que siguen un determinado patrón, por ejemplo, si un paciente se despierta y los síntomas mejoran rápidamente debido al tratamiento con nitroglicerina.

Si bien, actualmente no hay medicamentos indicados específicos para la DCM, la enfermedad se trata con medicamentos que a menudo se utilizan para la angina (dolor en el corazón). Estos medicamentos actúan para reequilibrar las exigencias cardíacas del flujo sanguíneo y el suministro de sangre. Los medicamentos incluyen betabloqueantes, nitroglicerina y medicamentos relacionados, bloqueadores de canales de calcio, entre otros. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina también pueden ser beneficiosos para aliviar los síntomas. La pérdida de peso y el ejercicio pueden tener un gran impacto en los síntomas.

¿Qué más pueden hacer las mujeres para prevenir o reducir el riesgo de desarrollar una DCM?

Sabemos que los pacientes que tienen otros factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión, la diabetes y la obesidad, pueden tener un mayor riesgo de desarrollar una DCM. La dieta saludable y el ejercicio son siempre una parte importante de la prevención de las cardiopatías, y también puede ser útil el tratamiento para la hipertensión arterial y la diabetes.

¿Qué más se puede hacer para ayudarnos a comprender mejor la DCM en las mujeres?

Hemos aprendido mucho acerca de la DCM en los últimos años, pero hay mucho más que aprender sobre esta, como lo siguiente:

  • ¿Por qué exactamente las mujeres tienen un mayor riesgo?
  • ¿Cuál es el mejor método de diagnóstico?
  • ¿Las pruebas de reactividad invasiva deben formar parte de cada cateterismo cardíaco en las mujeres con síntomas cardíacos estables?
  • ¿Qué tratamientos son mejores para el alivio de los síntomas y qué tratamientos reducen el riesgo de futuros eventos, como el infarto al miocardio, el accidente cerebrovascular o la insuficiencia cardíaca?

La investigación sobre estas y otras preguntas relacionadas con la DCM será importante para mejorar nuestra comprensión de este problema común.