Compra de comestibles sin vehículo

man carrying groceries down sidewalk wearing sunglasses

Si no tiene auto, es posible que la compra de comestibles requiera una planificación previa. Antes de ir a comprar los comestibles, haga un plan de menú semanal y escriba una lista de los ingredientes que necesita para cada comida.

En la tienda, siga su lista para no comprar alimentos innecesarios y pagar más ni tampoco agregar peso adicional para llevar a casa. Si es posible, evite las horas de la compra de comestibles más concurridas, normalmente entre las 4-6 p. m. y los fines de semana por la mañana.

Si no tiene auto, es posible que la compra de comestibles requiera una planificación previa. A continuación, le ofrecemos algunos consejos para simplificar y aligerar la carga:

Alimentos que rinden

Aproveche cada envase de alimentos para sacar el máximo número de comidas de un solo producto, de modo que tenga menos que cargar a casa. A continuación, le ofrecemos varias ideas:

  • Con un paquete de frijoles secos se preparan más comidas que con una lata de frijoles enlatados y, además, pesan menos.
  • Una botella más pequeña de aceite de canola o de oliva es un básico para tener a mano y darle mucho uso, como para preparar sus propios aliños para ensaladas en casa en lugar de comprar varias botellas de aderezo (también puede ser más económico y saludable).
  • En lugar de comprar una salsa para la pasta en un tarro pesado, elija una lata pequeña de pasta de tomate sin sal añadida; en casa solo tendrá que añadir agua, orégano seco y ajo en polvo para preparar una salsa casera.

Aligere el peso

Busque opciones más ligeras del mismo tipo de alimento. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Frutas congeladas (sin azúcares añadidos/almíbar) o verduras (sin sal ni salsas añadidas) en lugar de enlatadas.
  • Guárdelas junto a cualquier producto refrigerado, como la leche o el yogur, para que se mantengan frescas de camino a casa.
  • En lugar de bolsas de plástico o papel para la compra, lleve una bolsa reutilizable como una mochila, una bolsa de lona o una bolsa grande con asas, ya que son más fáciles de llevar.

Coma todo desde el tallo hasta la raíz

Cuando compre frutas y verduras frescas en oferta, no tire ninguna parte de los productos.

  • Saltee las hojas verdes de la remolacha, de las zanahorias y de los nabos en aceite; añada un poco de agua, ajo, pimentón y un poco de vinagre.
  • Ralle los tallos del brócoli y conviértalos en una ensalada de repollo.
  • Agregue las hojas de la coliflor, del apio o del brócoli a las ensaladas, o guárdelas para preparar una sopa.

Cultive sus propias verduras

En lugar de comprar verduras y hierbas frescas, considere la posibilidad de cultivar algunos alimentos propios que sean fáciles de mantener. Si no tiene jardín, coloque contenedores (como cubos de plástico reciclados) junto a la puerta principal, en el balcón del departamento o en la escalera de incendios. Algunas plantas se cultivan muy bien en macetas, como los tomates, los pimientos y la lechuga. También las hierbas como el orégano, la menta y el tomillo se cultivan bien en macetas o botes reciclados en la repisa de la ventana.


Última revisión 1/2015


Kroger

Nationally Sponsored By

Kroger

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best