Cuando los niños ayudan a cocinar, preparar comidas saludables para toda la familia es más sencillo

hija ayudando a su padre con una receta en la tableta

¿Quiere que sus hijos adopten hábitos alimenticios saludables para toda la vida? Haga que participen en la planificación de comidas, en la compra y en la cocina. Es una forma estupenda de enseñarles nuevas habilidades y hacer que la alimentación sea más sana de forma rutinaria. Y lo mejor es que tendrá un par de manos más para ayudarlo a la hora de la comida.

Consiga que los niños se interesen por la cocina.

Ver a otros niños cocinar puede servir de inspiración. Prueben a ver uno de los populares programas de cocina infantil en la televisión o en YouTube, donde los niños hacen de todo, desde ayudar a un chef adulto hasta elaborar platos complejos y comidas por su cuenta. Consulten juntos revistas y sitios web de cocina. Busque libros de cocina para niños en la biblioteca o en la librería para encontrar proyectos de cocina adecuados a la edad y más inspiración.

Deje que los niños planifiquen el menú.

Deje que los niños ayuden a planificar y preparar las comidas para que se familiaricen con los distintos ingredientes y que se interesen en probar nuevos alimentos.

Anime a sus hijos a planificar el menú de al menos una comida en familia a la semana. Establezca algunas reglas para que se centren en alimentos sanos y no se olvide de hablar sobre los tamaños de ración saludables. También es una gran oportunidad para ayudar a los niños a aprender los conceptos básicos de por qué cada grupo de alimentos es importante.

  • La leche y los productos lácteos ayudan a construir huesos fuertes.
  • Las carnes magras, el pescado, las legumbres y los frutos secos son fuentes de proteína, lo que nos proporciona energía.
  • La fruta y la verdura contienen nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales y fibra. Haga que en sus comidas haya un “arcoíris” de colores para maximizar la variedad.
  • Los alimentos integrales proporcionan la fibra que nuestro organismo necesita para funcionar.

Lleve a los niños al supermercado.

Llevar a los niños al supermercado los ayuda a conocer la variedad de alimentos disponibles, ver cómo se preparan las comidas a partir de los diferentes grupos de alimentos y empezar a entender lo que significa un presupuesto. También es un buen momento para hablar sobre lo que hace que algunos alimentos sean más saludables que otros.

Anime a los niños a probar cosas nuevas dejándolos que elijan una fruta o verdura que nunca hayan comido y que busquen una receta para utilizarla. (Quizá acabe ampliando los gustos de toda la familia).

Permita que los niños aprendan a desenvolverse en el supermercado mientras buscan los artículos de la lista de la compra. Desafíe a los niños más mayores para que lean las etiquetas de nutrición e identifiquen opciones más saludables:

  • Esté atento a los azúcares añadidos, que añaden calorías, pero no ayudan a mantener la energía a lo largo del día. Los principales culpables son las bebidas azucaradas, la fruta en conserva (hay que evitar las que contienen sirope), los cereales y los yogures de sabores.
  • Preste atención al sodio que contienen los alimentos enlatados y otros alimentos procesados, y busque alternativas con menos sal.
  • Elija productos elaborados con granos enteros en lugar de granos refinados, como la harina blanca o el arroz blanco.
  • Elija alimentos con bajo nivel de grasas saturadas. En su lugar, opte por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas más saludables.

Tenga paciencia con quienes son delicados con la comida.

¿Se resisten a probar una comida que acaba de hacer? Respire hondo y recuerde que es posible que los niños (y adultos) necesiten probar las cosas varias veces, de diferentes formas y en distintas situaciones, antes de decidir si les gustan.

A continuación se muestran algunos consejos para introducir nuevos alimentos:

  • Ofrezca los nuevos alimentos al inicio de una comida o como bocadillo, cuando los niños tengan más hambre. Pídales siempre que prueben un bocado y que no tengan prejuicios. Con el tiempo, pueden descubrir nuevos platos favoritos.
  • Si se resisten, inténtelo de nuevo cuando pasen unos días, en lugar enfrentarse a ellos, ya que eso puede disuadirlos a la hora de probar nuevos alimentos.
  • La alimentación saludable incluye a toda la familia. Ofrezca la misma comida a todos en lugar de que cada comensal delicado coma a la carta. Incluya un nuevo alimento cada vez y asegúrese de que en cada comida haya algo que le guste a toda la familia.

Garantice la seguridad en la cocina.

Cocinar con niños requiere planificación y supervisión para garantizar que nadie resulte herido. Acerque un taburete o una silla alta para que los niños puedan observar y ayudar de forma segura. Identifique las tareas que sean apropiadas para cada edad. Los niños más pequeños pueden ayudar a recopilar los ingredientes de la despensa o del refrigerador, lavar fruta y verdura, y servir y remover ingredientes. Los niños más mayores pueden medir los ingredientes, cortar fruta y verdura, y aprender a utilizar la cocina y el horno de forma segura.

Si sus hijos participan en la cocina, aprenderán habilidades y hábitos de por vida para estar siempre sanos.


Kroger

Patrocinado a nivel nacional por

Kroger

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best