Soluciones rápidas para preparar comidas familiares cuando no hay tiempo de hacer la compra

family eating meal

El refrigerador está vacío, no hay tiempo para hacer la compra entre el trabajo y otras actividades, y el hambre aprieta. Un poco de creatividad puede ayudarlo a evitar recurrir a la comida rápida.

A continuación se muestran algunas ideas que puede probar para preparar comidas familiares de última hora:

Utilice con prudencia los alimentos envasados y preparados.

Las opciones más saludables en las secciones de alimentos envasados y preparados pueden ayudarlo a completar una comida. Por ejemplo, el pollo asado de una tienda de comestibles puede ahorrarle mucho tiempo en la cocina durante toda la semana. Sírvalo como plato principal en una comida y utilice la carne restante para acompañar las ensaladas o añádala bien entrada la semana a una sopa o un guiso. Una entrada congelada, de comida rápida o para llevar puede ser un buen punto de partida si agrega más verduras, frijoles, granos integrales o proteína magra.

Pida comida a domicilio.

En comunidades más grandes, puede pedir comida online y recibirla en la puerta de su casa. Algunas tiendas también se encargan de hacerle la compra y de preparar los productos para que pueda recogerlos rápidamente en la entrada. Además, las aplicaciones y los servicios de entrega de comida pueden ser un salvavidas, siempre y cuando haya investigado un poco para identificar restaurantes y opciones más saludables. Busque ofertas especiales y descuentos por registrarse.

Busque en la despensa.

Prepare una comida rápida con ingredientes básicos como frijoles en lata, pasta integral seca, granos de cocción rápida como quinua o bulgur, y pescado o pollo en lata. Puede preparar una salsa saludable a partir de los tomates enlatados sin el exceso de sodio ni azúcares añadidos que contienen las salsas preparadas. El consomé o caldo en lata puede usarse para preparar una sopa rápida, con pollo y verduras enlatados o congelados.

Pruebe un kit de comida.

¡Hay muchas opciones! Hay kits de comida que se adaptan a una gran variedad de dietas y sabores, así como al tiempo de preparación disponible. Aunque muchos requieren una suscripción para poder recibirlos, otros están disponibles en tiendas de comestibles, farmacias y otros distribuidores principales. Esta es una forma rápida de escoger todo lo que necesita para preparar una comida sin tener que recorrer los pasillos de la tienda. Lea la información nutricional y vigile el tamaño de las porciones, que puede ser demasiado generoso.

Compre en un comercio local.

Una tienda de comestibles cercana siempre viene bien en un apuro. Aunque haya estantes llenos de aperitivos dulces y salados, muchos también tienen algunas opciones saludables, como productos frescos, sopa en lata y alimentos congelados. Pasee por la tienda para explorar lo que hay disponible y encontrar las opciones más saludables en lugar de elegir de forma impulsiva.

En resumidas cuentas: Tiene a su disposición varias opciones de comida rápida y saludable. Solo recuerde tomar decisiones inteligentes. Lea la información de la etiqueta nutricional y elija productos con bajas cantidades de sodio, grasa saturada y azúcares añadidos.


Kroger Health

Patrocinado a nivel nacional por

Kroger Health

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best