2024 Go Red for Women, Clase de Sobrevivientes: Nazneen Saleem

2024 Class of Survivors Nazneen Saleem

La siguiente es la historia de Naz y no es una recomendación ni un diagnóstico. Las historias se editaron para resumirlas.

Nazneen “Naz” Saleem, de 52 años, sobrevivió al cáncer y a varios ataques cardíacos. Utiliza su experiencia para inspirar a otras mujeres, especialmente a otras mamás, a preservar y defender su salud.

Como empresaria exitosa, Nazneen “Naz” Saleem sabe cómo hacer frente a los desafíos profesionales. Su ética laboral y su sólido sistema de apoyo también la ayudaron a superar desafíos personales. Ahora como sobreviviente del cáncer, de varios ataques cardíacos y muchas cirugías a corazón abierto, utiliza su experiencia para ayudar a otras mujeres.

A los 25 años, a Naz le diagnosticaron linfoma de Hodgkin, que trataron exitosamente con quimioterapia y radiación. Cuando quedó embarazada cinco años después, estaba muy entusiasmada con ser madre. Pero la mañana siguiente a dar a luz, su corazón empezó a acelerarse. Se lo comentó al personal de enfermería, pero desestimaron sus síntomas, ya que los relacionaron con la ansiedad de una mamá primeriza.

“No soy ansiosa, por eso sabía que algo pasaba”, contó Naz, de Oak Brook, Illinois. “Tenía una sensación de final inminente”.

Siguió insistiendo y expresando lo que sentía hasta que los médicos descubrieron que la válvula aórtica de Naz tenía una fuga, y la trataron de forma ambulatoria. Ya en casa, su estado empeoró y regresó al hospital una semana después. Los exámenes revelaron que necesitaba una cirugía a corazón abierto porque la válvula seguía sin funcionar. La radiación que salvó su vida del cáncer dañó su corazón. Además, es posible que otras complicaciones del embarazo hayan afectado la válvula aórtica.

El estrés de la cirugía inminente fue excesivo para una mamá que solo quería estar con su bebé recién nacido. Discutir con su esposo los planes para la etapa final de la vida representó un gran desgaste emocional.

“Mi mamá me inculcó desde muy pequeña ser fuerte y enfrentar los desafíos”, contó. “Usar el miedo y canalizarlo para enfocarme en lo importante, y lo que a mí me importaba era estar presente para ese pequeño de 1 semana de vida”.

Afortunadamente la cirugía a corazón abierto fue todo un éxito. Tras seis semanas de recuperación, Naz siguió adelante en busca de su meta profesional: convertirse algún día en CEO.

Entonces regresó al trabajo a tiempo completo y estudió para obtener una maestría en administración de empresas. Mientras se enfocaba en su carrera, tenía un estilo de vida saludable, hacía ejercicio y comía bien, salvo “algún que otro chocolate”, bromea.

Sin embargo, había algo que le costaba lograr: reducir el estrés. Mientras se destacaba a nivel profesional, sus problemas cardíacos perduraban. En 2015, la operaron a corazón abierto por segunda vez, y debido a ciertas complicaciones, necesitó de inmediato un bypass doble.

Tras haberse sometido a dos cirugías a corazón abierto, Naz se preguntaba si debía o no seguir persiguiendo sus aspiraciones profesionales. Habló con su médico, quien le brindó algunos consejos que cambian la vida sobre la búsqueda de metas.

“Mi médico me aconsejó vivir y prevalecer”, contó Naz. “Dijo, ‘Si no persigues tus metas, estamos perdiendo el tiempo’”.

Más adelante, en 2018, tejido cicatricial estrechó los bypass y necesitó stents para mejorar el flujo sanguíneo. Mientras viajaba ese invierno, se sintió muy mal en un aeropuerto. Fue a un hospital donde le estabilizaron el corazón. Después se sometió a otra cirugía de bypass.

“Tuve la misma sensación de muerte que aquella vez”, contó. “Para mí, ese síntoma que reconocí estaba vinculado a mi cardiopatía. Fue verdaderamente fascinante tener esa conexión entre la mente y el cuerpo, en donde la ansiedad te atraviesa y avisa que algo no está bien. Tuve que aprender que esta ansiedad es en realidad el intento de mi cuerpo por avisarme que mi corazón no está bien”.

A Naz la incluyeron en una lista de trasplantes de corazón debido a sus antecedentes de complicaciones médicas. Pero ella estaba decidida a superarlo. Por eso después de su tercera cirugía a corazón abierto, decía que era una “paciente ejemplar” y constante con los cuidados médicos. También mantuvo un estilo de vida saludable reduciendo el estrés, priorizando el sueño, haciendo ejercicio y comiendo bien. Ese enorme esfuerzo dio sus frutos y, cinco años después, la quitaron de la lista de trasplantes de corazón.

Un componente fundamental de cualquier experiencia de salud, decía, es conocer nuestro cuerpo.

“Tener referencias es sumamente importante para las mujeres”, afirmó. “Entender cómo se siente habitualmente el cuerpo e internalizarlo. Priorizarnos si nos sentimos mal. Incluso las personas que más nos aman a veces pueden desestimarnos porque no necesariamente entienden qué está sucediendo. Pero cada una se conoce y puede asegurarse de obtener la atención que necesita”.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD SOBRE CUIDADO DE LA SALUD: Este sitio y sus servicios no constituyen una recomendación médica, un diagnóstico ni un tratamiento. Siempre consulte a un profesional de la salud para el diagnóstico y el tratamiento, lo que incluye sus necesidades médicas específicas. Si tiene o sospecha que tiene algún problema o afección médica, comuníquese inmediatamente con un profesional de la salud calificado. Si se encuentra en Estados Unidos y tiene una emergencia médica, llame al 911 o al número de emergencia local, o solicite ayuda médica de emergencia de inmediato. En una emergencia de tal magnitud, espere una ambulancia en lugar de conducir hacia el hospital por su cuenta.