El embarazo y las cardiopatías

El embarazo y las cardiopatías

La American Heart Association recomienda planificar una revisión “previa al embarazo” con su médico de atención primaria y su cardiólogo para hablar sobre aquellas dudas que pueda tener relacionadas con el embarazo y su cardiopatía.

Las mujeres con cardiopatía congénita reparada pueden tener un embarazo seguro con un riesgo muy bajo. Sin embargo, los cambios que se producen en el cuerpo durante el segundo y el tercer trimestre pueden provocar un aumento de los síntomas, incluso en mujeres sin problemas preexistentes.

A continuación, le ofrecemos algunos consejos para tener en cuenta antes de quedar embarazada:

Hable con su médico sobre el tipo de cardiopatía.

Algunos tipos de cardiopatía pueden suponer un elevado riesgo para la madre y el feto, por lo que no se recomienda el embarazo. Entre estos tipos se incluyen la insuficiencia cardíaca grave, la hipertensión pulmonar,

la cianosis y el síndrome de Eisenmenger (la combinación de cianosis e hipertensión pulmonar). Hable con su cardiólogo antes de quedar embarazada si actualmente padece alguna de estas enfermedades.

Preste atención a la presión arterial.

Los niveles de presión arterial son increíblemente importantes cuando se trata de embarazo. Si sufre hipertensión arterial durante el embarazo, hable con su médico y elaboren un plan para reducir la presión arterial a través de dieta y ejercicio.

La American Heart Association recomienda tomar las siguientes precauciones antes de quedar embarazada: Vigile su dieta y limite la ingesta de sodio, comience a practicar (y siga practicando) 150 minutos de actividad física a la semana, deje de consumir tabaco y alcohol, y pierda peso.

Hable con su médico sobre la medicación para la presión arterial.

Concierte una cita con su médico para comentarle sobre cualquier medicación para la presión arterial que esté tomando actualmente. Medicamentos como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) o los bloqueadores de los receptores de la angiotensina (BRA) han demostrado ser peligrosos para las madres y los fetos durante el embarazo, ya que pueden causar insuficiencia renal, elevados niveles de potasio y baja presión arterial.

Nota: No deje de tomar ninguna medicación sin hablar primero con su médico.