Consejos diarios para mantener a su familia activa

familia jugando con aros de hula-hula

¿Cómo puede ayudar a su familia a estar más activa físicamente y a hacer ejercicio suficiente para mantenerse sanos? Póngase en marcha como parte de su rutina diaria con nuestros sencillos consejos y trucos. Todos los años, celebramos en abril el Move More Month para animar a todo el mundo a mantenerse activos y mejorar su salud.

El objetivo del mes es mostrar que unos sencillos esfuerzos y hábitos diarios pueden incorporar más actividad a su vida sin tener que dedicarle mucho tiempo.

A continuación le ofrecemos nuestros 30 mejores consejos para ayudarlo a usted y a su familia a estar más activos.

  1. Muévase más. Hay muchas formas sencillas y divertidas de incorporar más actividad a su rutina diaria. No hace falta ser un héroe del gimnasio.
  2. Estacione y camine. ¿Cuántas veces ha desperdiciado valioso tiempo dando vueltas por el estacionamiento hasta encontrar el lugar perfecto? Ahórrese el estrés: estacione más lejos (o incluso en un lugar remoto) y camine hasta su destino.
  3. No se preocupe por la indumentaria. No necesita ropa especial para salir a caminar. Un par de zapatillas cómodas y que brinden apoyo a sus pies y unas cuantas prendas básicas son todo lo que hace falta para empezar.
  4. Haga ejercicio en el trabajo. Añada algo de actividad saludable a su día de trabajo. Haga descansos para caminar, programe reuniones caminando cuando sea posible, haga algo de yoga o estiramientos cuando tenga momentos de inactividad o camine hasta un restaurante cercano para almorzar en lugar de ir en automóvil.
  5. Prográmelo. ¿Le cuesta dedicarle tiempo a la actividad física? Póngase una alarma en el teléfono o prográmelo en su calendario y trátelo como una cita importante.
  6. Sea amable con sus pies. Mantenga felices a sus pies (además de a las rodillas y las piernas) para que pueda moverse más sin molestias.
  7. Tome las escaleras. Es mejor usar las escaleras incluso si solo tiene que subir o bajar uno o dos pisos. Puede que se agite un poco las primeras veces, pero su cuerpo se lo agradecerá con el tiempo.
  8. Establezca un objetivo. Tener un compromiso u objetivo, como estar activo durante al menos 150 minutos cada semana, lo ayudará a no desviarse del camino. Compártalo con otras personas para sentirse más responsable de cumplirlo. Si tiene una personalidad competitiva, proponga un reto a sus amigos, familiares o compañeros de trabajo y vea quién puede cumplir sus objetivos de manera constante a largo plazo.
  9. Movilícese. ¿Tiene previsto pasar mucho tiempo al teléfono? Mientras habla, aproveche para caminar por su barrio, en una cinta de correr o por su lugar de trabajo. Si utiliza auriculares, asegúrese de que pueda oír el tráfico.
  10. Aumente el ritmo. Cuando camine, corra o ande en bicicleta, trate de aumentar su velocidad o elija una ruta con más colinas o pendientes. También puede alternar entre intensidad moderada y fuerte. De esta manera, logrará un ejercicio más intenso en la misma cantidad de tiempo.
  11. Practique algún deporte. Los deportes individuales y de equipo pueden ser una forma divertida de cumplir algunos de sus objetivos de actividad. Únase a un centro de recreo o una liga en su comunidad, o reúna a amigos o compañeros de trabajo para disfrutar de un partido informal.
  12. Únase a sus amigos. Busque un compañero que le recuerde su responsabilidad de realizar actividad física. Su pareja o un compañero de trabajo que siempre lo ayude a cumplir sus plazos también pueden ayudarlo a alcanzar sus metas deportivas.
  13. El ejercicio primero. Cambie su rutina familiar después del trabajo o del colegio. Salga a andar en bicicleta con sus hijos o practiquen tiros de baloncesto antes de empezar a hacer las tareas escolares o domésticas. Todos se sentirán mejor y podrán pensar mejor.
  14. Elija bien sus horarios. Si descubre que es más propenso a dormir hasta tarde que a hacer ejercicio por la mañana, tal vez sea mejor que se proponga hacer ejercicio a otra hora del día.
  15. Baile. Haga espacio, ponga música y tómese un descanso para bailar. Puede darle energía a una reunión de trabajo, una sesión de estudio, un domingo tranquilo o una noche de juegos. Deje que cada persona tenga su turno como DJ para escuchar las canciones favoritas de todos.
  16. Ponga en marcha el jardín. Practicar jardinería, cortar el césped y arreglar el patio de la casa son excelentes opciones para mantenerse activo al aire libre. ¿No tiene patio? No se preocupe. Pruebe la jardinería en macetas o vaya a un jardín comunitario local.
  17. Tómese un descanso de las pantallas. En lugar de zambullirse en la TV o en un videojuego después de cenar, dedique ese momento a actividades familiares. Dé un paseo, practique un deporte o juegue a la mancha o al escondite.
  18. Sea un padre activo. Los expertos afirman que, más que cualquier otra cosa, lo que los niños desean es pasar tiempo con sus padres. Para ello, no solo los mande a jugar fuera, ¡juegue con ellos!
  19. Realice un entrenamiento más suave y agradable. Pruebe actividades de conciencia plena, como con el yoga, el tai chi o el qi gong. Estas prácticas suaves para el cuerpo y la mente pueden reducir sus niveles de estrés y tienen la ventaja de que puede hacerlas casi en cualquier lugar.
  20. El estrés no es una excusa para omitir una sesión de entrenamiento. La actividad física habitual puede ayudarlo a manejar el estrés y dormir mejor, además de tener más energía.
  21. Incorpore algo de ejercicio mientras mira televisión. Camine o corra sin moverse del sitio o en una cinta de correr, levante pesas o haga yoga mientras mira sus programas favoritos. Haga pausas en un maratón de televisión para introducir un poco de actividad entre episodios. También puede hacer competencias con sus hijos para ver quién hace más “burpees”, flexiones o saltos de tijera durante las pausas publicitarias.
  22. Haga lo que le guste. Busque actividades que se adapten a su personalidad y le brinden motivación para seguir practicándolas. Si es una persona social, pruebe una clase de baile en grupo, únase a un equipo de kickball o vaya a caminar con un grupo de amigos. Si prefiere disfrutar de tiempo a solas, practicar yoga o correr pueden ser una mejor opción.
  23. Cree cartas de tareas domésticas activas. Haga que cada miembro de la familia saque una tarjeta todos los días con una tarea activa diferente para hacer. Limpiar después de la cena, pasear al perro, sacar la basura, doblar la ropa lavada y sacar los platos del lavavajillas son buenas maneras de hacer que su familia se levante del sofá y realice las tareas domésticas.
  24. Permanezca activo mientras viaja. Sus vacaciones no tienen por qué ser un período sin ejercicio. En lugar de subir a un bus turístico, recorra los puntos de interés a pie o en bicicleta. Si va a pasar mucho tiempo en un aeropuerto, camine mientras espera. Lleve una cuerda para saltar o una banda de resistencia en su maleta. Y aproveche el gimnasio o la piscina del hotel.
  25. Haga actividad por una causa. Si le gusta ayudar a otras personas, los eventos comunitarios que involucran actividad física, como la caminata Heart Walk son una forma estupenda de hacer algo sano y contribuir a su comunidad. Algunos incluso ofrecen entrenamiento deportivo, oportunidades para equipos y premios.
  26. Haga actividades alternativas durante sus citas. Una noche con su pareja o su mejor amigo no tiene por qué involucrar ir a cenar y ver una película. Haga una lista de actividades que sería divertido hacer juntos, como pasear, jugar a los bolos o al minigolf, bailar, practicar escalada en interior o bailar el hula-hula. Sea creativo: las posibilidades son infinitas.
  27. Busque oportunidades para caminar más. Aumentar su nivel de actividad no tiene por qué llevarle mucho tiempo. Puede caminar prácticamente en cualquier momento y lugar, y cada minuto cuenta para alcanzar el objetivo de al menos 150 minutos a la semana.
  28. Acostúmbrese a calentar. Un calentamiento (y relajación posterior)  adecuados pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y evitar lesiones. Se sentirá mejor después de cada entrenamiento y tendrá más probabilidades de seguir haciéndolo.
  29. Es una vida de perros. Un perro puede ser un gran compañero para caminar o correr. Si no tiene perro, puede ofrecerse como voluntario en un refugio local, ayudar a un vecino que esté demasiado ocupado para pasear a su perro o iniciar un servicio para pasear perros.
  30. Hágalo de todos modos. ¿No llegó al gimnasio antes de que cerrara? Cree su propio circuito de entrenamiento en casa. No necesita equipo, solo un poco de fuerza de voluntad y creatividad.