Tratar bien los pies

Dolor de pies

Desde ampollas hasta dolor en el talón, las condiciones incómodas del pie y el tren inferior pueden impedir que sea tan activa como quiere. Obtenga más información sobre algunas de las causas y soluciones más comunes para los problemas de pies y del tren inferior. Encontrar más comodidad y facilidad puede ser justo lo que necesita para moverse.

Sea amable con sus pies. La sujetan y la mantienen en pie y en marcha, ya sea en el trabajo, cuando sale a divertirse o si practica su deporte o actividad favorita. A los 50 años, la mayoría de los estadounidenses acumulan alrededor de 120 000 km (75 000 millas) en sus pies. Y aproximadamente la mitad de nosotros experimentamos dolor u otros problemas en los pies al menos una parte del tiempo.1 Nuestros pies merecen un poco de cariño y amor. Comience con lo básico:

  • Conozca sus pies. Revíselos a diario, después de haber practicado deporte o cuando llegue a casa del trabajo o la escuela. Detecte los problemas pronto y evite que empeoren. Busque ampollas, cortes, llagas, hinchazón y zonas rojas, calientes, sensibles o ásperas. Compruebe también el espacio entre los dedos de los pies.
  • No descuide la limpieza. Lávese los pies con agua y jabón todos los días y séquelos bien. Si es necesario, puede aplicar talco o almidón entre los dedos de los pies. Aplique crema en zonas secas o ásperas, como los talones. Proteja las ampollas y las llagas abiertas con un vendaje limpio. Corte las uñas de los pies todas las semanas, con forma recta y no demasiado cortas. Elimine con cuidado las durezas y los callos con una piedra pómez o una lima de pies. Use calcetines limpios, especialmente cuando haga ejercicio o si ya tiene algún problema con los pies.
  • Trate los problemas. La mayoría de los adultos han experimentado algún tipo de problema en los pies. En un estudio realizado en el 2012, las enfermedades más frecuentes fueron el esguince de tobillo, las ampollas, las durezas, la piel agrietada, cansancio de pies e infecciones fúngicas (pie de atleta). Otros problemas comunes son el dolor de arco, los juanetes, los callos, el dolor de talón, las uñas encarnadas, otros problemas relacionados con las uñas, la fascitis plantar, las verrugas plantares, la periostitis tibial, la hinchazón y, sí, también el mal olor de los pies.2 Ignorar un problema en los pies no hará que desaparezca, por lo que, si persiste después de unos días, consulte a un médico. Algunas enfermedades y lesiones pueden ser graves y deben ser diagnosticadas y tratadas por un profesional de la salud.

Consejos de prevención

Si tiene molestias o dolor en los pies o en el tren inferior, no estará muy motivada para levantarse del sofá y mantenerse activa. Por suerte, hay muchas formas de aumentar la comodidad y evitar algunas fuentes comunes de dolor al hacer ejercicio.

  • Póngase de pie: alterne períodos de estar sentado, de pie y en movimiento a lo largo del día. Si pasa mucho tiempo de pie, póngalos en alto cuando se siente para tomar un descanso. Si es más sedentario, pruebe un escritorio de pie o haga descansos para caminar. Los expertos recomiendan permanecer de pie o caminar durante al menos dos horas por jornada laborable de ocho horas o unos 15 minutos cada hora.3
  • Siempre ligera: manténgase activa y en un peso saludable. El sobrepeso puede aumentar el estrés en los pies, las rodillas y el cuerpo.
  • No hay hongos entre nosotros: lleve chanclas o calzado para el agua en duchas públicas, vestuarios, baños, piscinas y otras zonas húmedas.
  • Entrenamiento combinado: varíe sus actividades para evitar el impacto repetitivo. Camine, ande en bicicleta, nade, corra, baile, patine… Hay tantas formas divertidas de mover el cuerpo, que no tiene que limitarse a una sola.
  • Antes y después: caliente antes de hacer ejercicio y relájese y estire después. Asegúrese de que su rutina incluya ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de pies, tobillos, pantorrillas y rodillas.
  • Accesorios y plantillas: pruebe las plantillas ortopédicas o de calzado para un mayor soporte, alivio del dolor y comodidad. Pueden ayudar con algunos problemas habituales, como las molestias en los pies, el dolor en la zona lumbar, la fascitis plantar y el dolor de rodilla. Los accesorios para calzado que puede comprar sin receta son refuerzos para el arco plantar, plantillas, taloneras o férulas para talón y almohadillas de amortiguación.1,4,5

Calzado adecuado

Las zapatillas adecuadas pueden hacer que la actividad sea muy sencilla, mientras que unas zapatillas equivocadas pueden causar estragos en sus pies. Estas son algunas de las consideraciones clave para tener en cuenta a la hora de comprar zapatillas:

  • Siéntase cómoda: en la medida de lo posible, lleve calzado cómodo y de gran soporte que se ajuste bien. Guarde esos tacones tan altos para ocasiones especiales.
  • Sea específica: si participa en un deporte o actividad concretos al menos dos veces a la semana, consiga unas zapatillas diseñadas para esa actividad, y ese terreno o superficie.
  • Póngase en forma: mídase ambos pies cada vez que compre zapatillas y escoja la talla según el pie más grande. Compre al final del día, cuando el pie tiende a agrandarse. Pruébese el calzado con los calcetines, plantillas, accesorios o plantillas ortopédicas habituales. No compre zapatillas que le queden demasiado apretadas porque piense que estirarán.

¿Qué es ese olor?

A nadie le gusta hablar de ello, pero seamos sinceros, los pies pueden oler mal. Cuando los pies sudan, la humedad crea un entorno para que las bacterias crezcan. Para mantener los pies frescos y moverse más con confianza:

  • Elija zapatillas y plantillas con buena ventilación y enfriamiento. Evite materiales sintéticos que no dejan que los pies respiren.
  • Lleve calcetines de deporte limpios de mezcla acrílica que capilarizan la humedad de los pies. Las fibras naturales pueden absorber y atrapar el sudor, por lo que es posible que no sean la mejor opción para el entrenamiento.
  • No lleve los mismos zapatos todos los días y no los deje en una bolsa de deporte ni enterrados bajo ropa sudada. Deje que se sequen bien entre cada uso.
  • Mantenga una buena higiene y un buen cuidado diario de las uñas.
  • No tarde en atender los problemas de los pies.

Los pies sanos son pies contentos que la mantendrán en marcha para alcanzar sus objetivos de actividad.


Fuentes:

1American Podiatric Medical Association, Learn About Feet
2Institute for Preventive Foot Health, National Foot Health Assessment (2012) and Foot Care Essentials
3British Journal of Sports Medicine, The sedentary office: an expert statement on the growing case for change towards better health and productivity (2015)
4American Academy of Orthopaedic Surgeons, Foot & Ankle, Knee & Lower Leg
5American College of Foot and Ankle Surgeons, Foot Health Facts
Institutos Nacionales de la Salud, La diabetes y los problemas de los pies

 

Última revisión: 2017