Prepárese para tener éxito

Mujeres chocando cinco después de un entrenamiento

Una vez que haya establecido objetivos para una vida más saludable, prepárese para el éxito. Identifique y elimine cualquier dificultad en su camino. Diseñe formas de evitar los desencadenantes de las tentaciones. Involucre a amigos y familiares para obtener motivación y apoyo adicionales.

Enfrente los obstáculos

Anticipe las barreras que podrían derrotarla. El mal tiempo podría hacer que sea difícil comprometerse con el régimen de caminata en su vecindario. ¿Hay algún centro comercial cercano donde pueda caminar cuando sea necesario? ¿Su autodisciplina colapsa en las fiestas? Lleve una bebida sin alcohol que le guste o una bandeja de verduras para asegurarse de que tendrá opciones saludables. Mantenga su bolso de gimnasio en el auto para que nunca tenga la excusa de no tenerlo cuando pase por el gimnasio.

Otra manera de evitar malas elecciones es decidir con anticipación. Antes de salir a cenar, revise el menú en línea y seleccione una comida saludable en lugar de tomar una decisión impulsiva en el restaurante. Haga el pedido de alimentos en línea si así será menos probable que compre patatas fritas y dulces por impulso.

Evite la tentación

Ayúdese creando claves que se alineen con los hábitos que desea adoptar. La estrategia más básica es mantener la tentación fuera de la vista. Saque el televisor de la habitación de su hijo si lo anima a ser más activo. Coloque las galletas en un estante alto para evitar que abra la caja sin pensarlo. Después de quitar esa señal de su radar, sustitúyala manteniendo la fruta en el mostrador de la cocina para que sea más probable que tome una manzana.

El "apilamiento de hábitos" es otra técnica para recordar hábitos. Elija algo que haga regularmente y agregue una acción para hacer al mismo tiempo. Si ve las noticias todas las noches, puede acostumbrarse a tocarse los dedos de los pies durante los comerciales. O siempre que esté esperando en una fila, practique la relajación respirando. Pronto, estas acciones secundarias se convertirán en hábitos y puede apilar otros pequeños hábitos sobre ellas.

Ayudantes de hábitos saludables

Incluya a sus familiares y amigos en sus planes para el cambio. Tal vez tiene un amigo que también quiere reducir una talla. En un estudio, los participantes que trabajaron con un compañero perdieron más peso y pulgadas que aquellos que no lo hicieron. El sistema de amigos también puede funcionar si usted y su cónyuge están tratando de reducir su presión arterial o pasar más tiempo con la naturaleza. Cuando dos personas intentan hacer un cambio juntos, es más probable que ambos tengan éxito.

Convertir una actividad en una oportunidad social también hace que sea más agradable, lo que aumenta las probabilidades de que seguirá. Juegue básquetbol con los niños después del trabajo o inscríbase en un grupo de apoyo, virtual o en persona, de personas que enfrentan los mismos desafíos de diabetes o dolor crónico que usted tiene.

No dude en comunicarse para obtener ayuda. Puede ser que un amigo pueda cuidar a su bebé mientras va a correr o le preste un cochecito apto para trotar. Y asegúrese de mantener a sus seres queridos informados sobre su progreso para que puedan animarla y celebrar pequeñas victorias.


Transamerica®

Patrocinado a nivel nacional por

Transamerica<sup>®</sup>