La meditación como ayuda para la salud y el bienestar

meditación

Ejercitar la atención plena y la meditación puede ayudarla a controlar el estrés y la hipertensión arterial, dormir mejor, sentirse más equilibrada y conectada e incluso reducir el riesgo de padecer cardiopatías.

La meditación y la atención plena son ejercicios, que a menudo utilizan la respiración, la contemplación silenciosa o una atención constante en algo, como una imagen, una frase o un sonido, que lo ayudan a dejar de lado el estrés y sentirse más tranquila y en paz. Tómeselo como unas minivacaciones del estrés en su vida. El estrés es el sistema de alarma natural del cuerpo. Libera una hormona llamada adrenalina que acelera la respiración y aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Nos pone en acción, lo que puede ser bueno cuando nos enfrentamos a un peligro real o tenemos que realizar una tarea.

Pero esa respuesta de “lucha o huida” puede afectar su cuerpo cuando dura demasiado o es un estado habitual. La atención plena proporciona un método para controlar el estrés de forma más saludable.

La meditación puede mejorar el bienestar y la calidad de vida.

Estudios recientes han ofrecido resultados prometedores sobre el impacto de la meditación en la reducción de la presión arterial. También existen pruebas de que puede ayudar a las personas a controlar el insomnio, la depresión y la ansiedad.

Algunas investigaciones sugieren que la meditación cambia físicamente el cerebro y podría ayudar a:

  • aumentar la capacidad de procesar información
  • ralentizar los efectos cognitivos del envejecimiento
  • reducir la inflamación
  • apoyar el sistema inmunitario
  • reducir los síntomas de la menopausia
  • controlar la respuesta del cerebro al dolor
  • mejorar el sueño

Es necesario realizar más investigaciones, pero está claro que los efectos de la meditación sobre el cuerpo y el cerebro son evidentes.

Busque el método que mejor se adapte a sus necesidades.

Existen muchos tipos diferentes de meditación, entre los que se incluyen:

  • compasión (metta o bondad benevolente),
  • conocimiento (Vipassana),
  • mantra, reducción del estrés basada en la atención plena (REBAP),
  • relajación,
  • trascendental,
  • zen y otros.

Podría ser tan sencillo como sentarse tranquilamente y centrarse en la respiración. Cuando su mente se distraiga (¡y lo hará!), intente volver a centrarse en la respiración. Aumente gradualmente el tiempo durante el cual es capaz de mantener la concentración. Si no está segura de cómo empezar, busque clases online de meditación, obtenga recomendaciones de amigos o investigue los distintos tipos que le interesen.

La meditación transcendental es una técnica que le permite concentrarse en su interior y mantenerse alerta ante otros pensamientos o sensaciones sin dejar que interfieran. Normalmente, se realiza sentada con los ojos cerrados durante 20 minutos, dos veces al día. La atención plena puede utilizar un objeto de atención, como el sonido de una campana, el canto, el toque de unas perlas o la observación de una imagen. La oración también puede ser una forma de meditación.

No toda la meditación se lleva a cabo sentada con las piernas cruzadas y los ojos cerrados. Las formas de meditación en movimiento incluyen el qigong, el taichí y el yoga.

Conclusión

  • Aunque la meditación puede ayudarla a controlar el estrés, dormir bien y sentirse mejor, no debería sustituir los cambios en el estilo de vida, como comer de forma más saludable, controlar su peso y realizar una actividad física regular. Tampoco es un sustituto de medicamentos o tratamientos médicos que su médico le haya prescrito.
  • Pruebe diferentes tipos de meditación para encontrar el que más le convenga y conviértalo en una parte regular de su estilo de vida saludable.

 


Transamerica®

Patrocinado a nivel nacional por

Transamerica<sup>®</sup>