Ha llegado el momento de centrarse en la salud mental

Ayudar a los trabajadores a prosperar durante tiempos inciertos

Médico que se apoya en la pared

Está previsto que en julio se disponga un nuevo número de teléfono de tres dígitos, fácil de recordar, el 988.

No hay duda. El COVID-19 ha creado problemas persistentes en cada área de la vida, incluida la vida laboral. Los trabajadores estadounidenses, que enfrentan desafíos de salud mental, están entre los más estresados del mundo. Y las técnicas de afrontamiento poco saludables pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Debido a que el estrés en el lugar de trabajo inducido por la pandemia no desaparece de un momento a otro, lo instamos a priorizar su bienestar, reconocer los signos de problemas graves y buscar ayuda cuando sea necesario.

Por qué es importante la salud mental

En varios estudios, los estadounidenses han informado de altos niveles de estrés, fatiga, abuso de sustancias y problemas de sueño desde que comenzó la pandemia. Las tareas diarias y la toma de decisiones son cada vez más difíciles, especialmente para los adultos jóvenes y los padres.

Muchos trabajadores se han enfrentado a la incertidumbre sobre el futuro, a los temores sobre la salud y a las dificultades económicas como consecuencia del COVID-19. También han lidiado con:

  • Problemas personales como afrontar la soledad del aislamiento social o el dolor de la pérdida de seres queridos. Pasar por experiencias que alteran la vida siempre es duro, pero puede ser especialmente difícil durante una pandemia mundial y puede llevar a un exceso de preocupación.
  • Desafíos profesionales que incluyen el aumento de la carga de trabajo, el cambio de protocolos en el lugar de trabajo y la reducción de personal.
  • Las exigencias relacionadas con la familia, como la ayuda a los familiares mayores o el cuidado de los niños durante las ausencias escolares, también han aumentado el estrés, especialmente entre las mujeres trabajadoras.

Aunque se puede tolerar cierto nivel de estrés, el estrés crónico puede tener consecuencias emocionales y físicas. Puede provocar depresión, presión arterial alta, obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas.

Cuidado de los grupos en riesgo

La pandemia se sumó a las disparidades sanitarias a las que se enfrentan varios grupos minoritarios. Los miembros de estas comunidades corren un riesgo especial de padecer trastornos de salud mental, que a veces se desestiman o ignoran. Por ejemplo, en las comunidades negras y latinas, hablar del estrés puede percibirse como una debilidad, incompatible con una fuerte ética laboral. Como resultado, estos trabajadores pueden creer que carecen del privilegio de tener tiempo libre o ingresos disponibles para relajarse.

Encontrar soluciones

Según investigaciones, los factores de estrés crónico, como las largas jornadas de trabajo, las dificultades financieras y los conflictos entre el trabajo y la vida privada, pueden ser tan poco saludables como el tabaquismo pasivo. La comunicación abierta en el lugar de trabajo es esencial para identificar soluciones para estos factores estresantes y otros problemas relacionados con la pandemia.

Ser consciente de los síntomas comunes del estrés también es importante. Estos incluyen tener problemas para concentrarse, falta de motivación y sensación de inseguridad, nerviosismo, tristeza, ansiedad e irritabilidad. Para aquellos con afecciones de salud mental existentes, los expertos recomiendan continuar el tratamiento y monitorear cualquier síntoma nuevo o que empeore.

Hay ayuda disponible

Un buen primer paso durante momentos estresantes es incorporar hábitos saludables respaldados por la ciencia. Algunos de estos incluyen hacer ejercicio, meditar y practicar la gratitud, y tener conversaciones personales positivas.

Cuando los cambios en el estilo de vida no sean suficientes, puede acudir a un profesional de la salud o utilizar los recursos de salud mental de su empresa.

En caso de peligro de muerte, llame al número de emergencias 911 o a la línea nacional de prevención del suicidio, 1-800-273-8255. Está previsto que en julio se disponga un nuevo número de teléfono de tres dígitos, fácil de recordar, el 988. Este servicio nacional ayudará a comunicar a las personas en crisis con consejeros de prevención del suicidio y de salud mental.


Transamerica®

Patrocinado a nivel nacional por

Transamerica<sup>®</sup>